Al Norte

Después de nuestro viaje por el Sur de Argentina, sabíamos que aún nos quedaban muchas cosas más por ver.
Tratando de no caer de vuelta en la trampa, pasamos un par de semanas en Arrecifes pensando en que momento íbamos a salir y que destino podíamos elegir.
Como siempre, de un momento a otro nos encontramos con parte del plan.
Recibimos una invitación a Fiambalá en Catamarca y en una tarde armamos la mochila con destino al Norte del país.
Era el empujón que necesitábamos después de haber hecho un tramo largo en el Sur.

Aclaramos que cuando hablamos de “Al Norte” nos referimos a las provincias del Norte de Argentina.
Así que sin pensarlo tanto ya sabíamos que post Catamarca, continuaríamos en dirección a la provincia de Salta.
Mas adelante veríamos cual era el camino y los destinos a recorrer.
Obviamente que teníamos algunos de esos puntos para ver, conocer y visitar, así que respetando algunas cuestiones avanzaríamos por las rutas otra vez.

Sabemos que nos quedaron muchos lugares pendientes, pero abarcar todo el país es muy difícil y llegar a cada rincón que nos recomiendan o que nos gustaría se complica también.
Entonces tuvimos que conformarnos con dar una recorrida por donde elegimos y dejar  lugares para algún otro viaje.

mochileros viajeros por el norte argentino noa dos viajeros en la ruta pasos por el mapa
Esperando transporte en el Norte Argentino

El itinerario por el Norte argentino

Viajamos durante tres semanas.
El viaje fue completamente a dedo y mientras fue posible armando la carpa.
En total, anduvimos un poco más de 5000 kilómetros.
Viajamos entre Abril y Mayo. Aunque es otoño, en gran parte de la región el clima es seco, por lo cual no tuvimos grandes lluvias.
Visitamos algunas provincias y cruzamos otras. Podemos decir que conocimos un poquito de La Rioja, Catamarca, Salta, Jujuy y Misiones. Y que vimos los cambios del paisaje, el clima, la gente y la vida en Chaco, Corrientes y Santiago del Estero.

Esta vez contaremos por provincia y seguro más adelante le haremos un lugarcito a cada destino por el que anduvimos de manera más detallada y con info bien fresquita y actualizada.

mochileros viajeros en la parte de atras de una camioneta rutas argentinas del Norte
A bordo de una de las tantas camionetas que nos llevo

Catamarca

Fue la primera vez para los dos en esta provincia.
El detalle fue que nuestro viaje de ida era programado y estaríamos con un grupo organizado durante todo el fin de semana. Algo que normalmente no hacemos, pero que fue una muy linda experiencia.
Compartir con un grupo, charlas risas e historias de viajes nos preparaba de la mejor manera para nuestra siguiente parte del camino.

El fin de semana de pascuas estuvimos  viendo el paisaje catamarqueño y disfrutando las termas de Fiambalá.
Entre empanadas y Humitas, la tranquilidad de Tinogasta y unas caminatas alrededor de Fiambala pudimos conocer un poquito de lo que hay por aquellos lados.
Nuestra siguiente parte del viaje continuaría por algunos pueblos y de nuevo la Ruta 40 hasta llegar a Salta.
Avanzar iba a ser fácil en principio, varias camionetas nos ubicaban en la caja para que viajáramos unos kilómetros y la amabilidad de la gente se sentía.

Sin querer encontramos en el camino una peña en una plaza, que sirvió para ver música y danza típica regional.
Adelante, mientras la ruta se nos ponía difícil un grupo de gente al pasar nos pegó un grito para que nos acerquemos.
Nos sentamos a comer con ellos empanadas y Sanja conoció un poco del Arrope y la Mazamorra.
El camino nos daba más de lo que imaginábamos y de golpe todo se ponía más fácil mientras salíamos de Catamarca y llegábamos a Salta.

Si te interesa, podes leer:  Más de una vuelta por Europa
viajeros en Fiambala catamarca norte de argentina grupo posando en la plaza
Nuestra primera parte del viaje, esta vez fue en grupo

Salta

Llegamos primero a Cafayate, uno de esos lugares que puede decirse “obligan” al paso.
Recorrimos el pueblo, pero no nos dimos tiempo para ir a los alrededores.
El clima, que si bien no era tan malo, no se prestaba para la montaña.
Nos quedamos con el centro y las vistas de los alrededores, probando Mistela y curioseando entre las artesanías.

Quebrada de las conchas

Nuestro siguiente paso era la ruta 68, que une Cafayate con Salta capital.
Intentaríamos ir a dedo a la zona de la quebrada y visitar un poco el área antes de seguir camino hacia la capital.
Apenas unos minutos nos alcanzaron para que alguien frene.

El área es muy frecuentada por turistas extranjeros, lo que hace que haya muchas opciones de que alguien pueda llevarte.
Para nuestra suerte quienes nos llevaron tenían el mismo plan que nosotros, la diferencia es que ellos tenían vehículo!

Paseamos por todo el trayecto y recorrimos algunas formaciones geológicas increíbles que le dan al paisaje unas vistas impresionantes.
Llegamos al anfiteatro y metimos unas cuantas pausas en todos los puntos de interés.
A la tarde, estábamos en Salta capital.

mochileros viajeros en el norte argentino de viaje a dedo por la quebrada de las conchas caminando en Salta
Sanja paseando por “Los Estratos”

Recorrimos la capital y tras un día de andar enfilamos a Jujuy, donde visitaríamos un amigo.
El camino de Salta fue el más complicado de esta parte.
En la ruta había muchos policías, uniformados que se nos paraban a hacer dedo adelante.
Obviamente tuvieron más éxito que nosotros y los llevaron antes.
Salir nos llevo cerca de dos horas, viendo como se fueron unas ocho personas antes que nosotros.

viajeros en la montaña quebrada de las conchas Salta
En la Quebrada de las conchas, Salta

Jujuy

Un día de pausa en la capital y empezaríamos nuestro camino por la Quebrada de Humahuaca.
Sabíamos que hacer dedo en verano puede ponerse difícil.
Entre el clima y la cantidad de gente que anda por la zona, no es tarea fácil moverse por estos lados.
Ahora, en otoño, no hacia frio y la cantidad de gente en la ruta es bastante menos así que nos sentíamos con suerte y salimos camino a Purmamarca.

cerro de los siete colores en Purmamarca
Los colores de Purmamarca

Purmamarca

En seguida hubo quien nos acerco hasta el pueblo  de Purmamarca, un lugar mágico custodiado por cerros de colores.
Ahí nos quedaríamos para hacer la visita a Salinas Grandes y unas cuantas caminatas que nos dejaron ver los rincones de este hermoso lugar.

Llegar a las salinas no fue tarea fácil.
Estuvimos haciendo dedo al sol más de dos horas. Empezamos muy tarde y la mayoría de los turistas hacen la visita bien temprano.
Los pocos que pasaban no tenían interés en acercarnos.
Mucha paciencia fue la manera de aguantar para llegar. Después de un buen rato unos empleados de la mina nos llevaron.
Subimos la cuesta de Lipan, y sin grandes problemas con la altura y los más de 4000 m.s.n.m estábamos en los campos de sal.
Sacamos algunas fotos en ese entorno que parece de otro planeta y muy rápido conseguimos quien nos llevo de vuelta a la ciudad.

mochileros viajeros sentados en salinas grandes
Paseando por la sal

Las dos noches que quedamos en Purmamarca acampamos entre los cerros, en el paseo de los colorados.
Preguntamos los precios de camping pero varían según tu cara y procedencia. Por lo que elegimos encontrar nuestra ubicación en las montañas.

Si te interesa, podes leer:  Pasos lentos en Hornocal
carpa en los cerros colorados viajeros en el norte argentino
Nuestra zona de acampe

Tilcara y Humahuaca

Salir de Purmamarca a dedo fue fácil pero tardamos mucho en llegar a Tilcara.
Aunque son 20 kilómetros, nos llevo un rato tras estancarnos en el pueblo de Maimara.

Una recorrida por Tilcara fue suficiente para que sepamos que era hora de ir hacia Humahuaca.
Aunque era tarde salimos a la ruta, y la misma persona nos llevo dos veces. Tras una charla muy tranquila y pausada llegabamos al centro del pueblo y para encontrar un camping.
Hay zonas donde se puede acampar libremente al costado del rio pero esta vez debíamos dejar las cosas para movernos al día siguiente por lo que elegimos el acampe organizado.

Dimos unas vueltas por el pueblo y caminamos las callecitas. Poca gente, pocos turistas y el olor de las tortillas en la calle nos daban mucha tranquilidad y nos transportaban en el tiempo.

calles de Humahuaca viajeros en el norte argentino
Los colores en las calles de Humahuaca

Hornocal

El Hornocal es uno de los destinos que más ha crecido entre los turistas este último tiempo, es un camino accesible desde la ciudad. Tras 25 kilómetros por la montaña asciende hasta 4300 m.s.n.m
El paisaje es increíble y desolado.
Solo pueden verse algunas alpacas y el camino serpenteante que vas dejando atrás.
Hicimos dedo de a tres y en seguida Alan y Erlinda frenaron para llevarnos.
Menos de 5 minutos fue la espera.
Ir temprano nos permitió ver y disfrutar el lugar un poco mas solos. Libre de tantos ruidos y gente.

Es impresionante. El azul del cielo y ni una nube cerca, aunque si el zumbido de un drone.
Dos horas se nos volaron ahí arriba, sentados dejándonos impresionar por la magia de las montañas.
Ya fue hora de volver y bajar un poco a nuestro camino otra vez.
Terminaba la parte del noroeste y teníamos que elegir a dónde íbamos.

mochileros en el Norte argentino viajeros en Hornocal
En Hornocal

¿Volvemos?

Volver a casa era una opción, aunque sabíamos que no íbamos a salir una vez más cuando lleguemos.
Eso hacía que las Cataratas del Iguazu sea un plan tachado y ese viaje quedase para otro momento.

Salir de humahuaca fue muy fácil y nos dio la respuesta a nuestros cuestionamientos.
En seguida estábamos llegando al cruce que nos llevaría a atravesar chaco y corrientes para estar más cerca de misiones y el parque Iguazú por la Ruta 16.

mochileros viajeros en el norte argentino
Empezando la ruta 16

Misiones

Esta fue tal vez la parte menos entretenida del viaje.
Llegamos muy fácil pero viajar por la provincia nos resulto muy difícil.
Avanzamos poco, tramos cortos y con muchísimo tiempo de espera.
Sabíamos que cada vez que alguien nos dejaba nos llevaría más de una hora hasta conseguir un nuevo transporte.
Pasamos de avanzar más de 900 km en una tarde a movernos de a 150 kilómetros o menos en todo el día.

Tuvimos varias horas para la reflexión, pero creemos que mucho tienen que ver las historias, y los cuentos de las zonas fronterizas.
Estar cerca de Brasil y Paraguay donde sumado a la frontera Argentina todo es de muy “libre tránsito” no genera el mejor ambiente.
Tuvimos tiempo para pensar varias hipótesis

San Ignacio

El camino tenía un paso interesante, las Ruinas de San Ignacio Miní.
Un lugar muy curioso, impactante y diferente de todos los otros por los que habíamos andado en Argentina.
Yo ya lo conocía y Sanja quedo bastante sorprendida de ver esta parte.
San Ignacio es sin duda uno de los lugares que más nos ha llamado la atención. Ver esos principios de civilización e imaginar todo funcionando alrededor, nos transportaba una vez más a intentar entender el paso del tiempo y como la historia ha ido cambiando.

Si te interesa, podes leer:  ¿Por qué viajar a dedo en Rusia?
viajeros en misiones san ignacio
Las ruinas de San Ignacio

Iguazú

Hace algún tiempo fui por primera vez a la ciudad, que en su entrada dice “capital del turismo”.
No es muy difícil ver los cambios, y como todo ha desmejorado en ese tiempo.
Paso de ser algo que vi como un pueblo lindo, a una ciudad semi abandonada.
Desbordada de gente en la calle y ferias de ropa. Donde la suciedad se apodera bastante rápido de las calles.
Lamentablemente se le ha cambiado la cara y parece que todo tiene un interés.
Vimos reclamos por la creación de una “Villa turística” en el parque nacional y ese es tal vez el fondo de la cuestión… desinterés por un lado, intereses por el otro.

De cualquier modo, pasamos una tarde antes de prepararnos para ir al parque.
El parque Iguazú está a unos 20 km de la ciudad, por lo que pensamos que no sería tan complicado llegar.
¿Adivinan? Error.
Mucho transito, y muy pocos dispuestos a acercarnos.
Una vez más, la paciencia era la clave.
Tras casi dos horas paradas en la ruta un chico nos llevo hasta el ingreso.
Tuvimos unas cuantas horas para pasear por la selva y dejarnos impresionar por las cataratas. Contemplar la fuerza y el ruido del agua mientras el sol asomaba y cambiaba lo que veíamos frente a nosotros.

pasos por el mapa en iguazu
En la garganta del diablo, Iguazu

Ahora si, volver

Fue hora de empezar a volver. El camino de vuelta no fue nada fácil.
La lluvia sumada a lo duro que nos resulto movernos por Misiones y Corrientes nos complicaba el camino.
Acostumbrados a ir rápido, y con lo rápido que viajamos por el sur ahora nos acordábamos de esos países de Europa donde la gente apenas te miraba al pasar y nadie parecía dispuesto a ayudar.
Por suerte apareció el que iba a llevarnos, como siempre y tras un día entero en la ruta y haciendo dedo de noche, llegamos a casa otra vez.

viajando a dedo por misiones mochileros viajeros en misiones
Preparando la vuelta

Que nos quedó

Tuvimos un viaje muy bueno.
Los paisajes, los colores y la gente que fuimos encontrando en el camino nos mostró otra parte de Argentina que a veces parece un poco escondida.
Las rutas son impresionantes y no dejan de sorprender, todo parece estar pintado y nosotros apenas estamos un rato ahi para observarlo.
El azul de los cielos y las cantidades de colores nos hicieron perder la cuenta y andar al ritmo de los locales.
Muchas horas de charla en el camino nos dejaron ver la manera en que se vive en cada región.
Aquellos que nos llevaban y nos contaban de su tierra son parte del premio que nos llevamos del Norte Argentino.
Fuimos testigos de lo diferente que puede resultar el pensamiento de la gente y los cambios que se ven de una provincia a otra en un país tan largo y extenso como es Argentina.
Nos llevamos las historias de lo bueno y tambien de lo otro. Eso que hace que algunos salgan ganando.

Pudimos aprender un poco y ver una realidad que pocas veces nos cuentan.
Una vez más, completamos las rutas viajando a dedo y llegando a todos esos rincones que nos propusimos gracias a aquellos que frenaron para alcanzarnos.
No fue un viaje sencillo pero pudimos ver y disfrutar.
Muchas fotos e historias nos haran recordar siempre esta parte del camino.

mochileros en Catamarca
En Catamarca nos invitaron a almorzar
¿Queres recibir actualizaciones?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscribite a nuestro newsletter, a cambio te obsequiamos un E- Book con nuestras mejores fotos de la Patagonia.
No compartiremos tus datos y nada de spam o publicidad!
Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *