Autostop en Estonia

Hace no tanto nos hemos dado un paseo en Autostop en Estonia.
Pasamos por ahí mucho menos tiempo del que desearíamos, ya que por distintas razones simplemente hemos terminado solo pasando casi de largo.
Aunque fue un tiempo corto, consideramos que nos fue suficiente para dar un primer vistazo. Tomar un poco de información y escuchar algunas historias locales sobre como se vive y como es hacer dedo en este país.
¿Se puede?
Tiene sus particularidades, pero como en cualquier otro lugar, ¡Claro que es posible!

Buscamos un poco de información para tener alguna referencia y si bien encontramos no nos resultó del todo suficiente. Así que agregando un par de cosas  a las leídas  por acá te contamos como fue nuestra experiencia haciendo Autostop en Estonia.

mochileros en Estonia, Autostop en Estonia. haciendo dedo en Estonia
Salir de Parnu nos llevo apenas un rato

Dos vueltas

A nuestros pasos por Estonia podemos separarlos en dos: Ida y Vuelta.
Casi fue el mismo camino, de hecho fue el mismo y pareciera increíble que hablemos del mismo lugar por el cambio total que se produce.
La diferencia estuvo en que a la ida fue en invierno y de a dos y la vuelta de a uno y ya en Verano.

El viaje de ida ya lo fuimos contando un poco por acá en nuestro artículo Autostop en invierno. Pero nos parece necesario desarmarlo en pequeñas etapas.

La primer aproximación

Entramos a Estonia en invierno y con unos 20 bajo cero en el termómetro.
Razón por la cual decidimos que nuestros tramos a dedo sean “cortos”.
Considerando que todos los países bálticos tienen territorios de tamaño pequeño, la decisión de hacer tramos  cortos nos ayudaría. Así con apenas unos tramos, alcanzaría para llegar a nuestros puntos de interés y arribar a los destinos trazados.

mochileros en Estonia Parnu hace dedo en estonia cartel a la ciudad y dos mochileros en el mar congelado
Arribados al primer detino, sobre el mar congelado

No creemos que hayamos conocido tanto como queríamos del país y seguramente necesitaríamos mucho tiempo para saber apenas un poco.
No aprendimos más que como se dicen algunas palabras y a pesar de cruzarlos por unos días aun nos cuestionábamos que decían los carteles.
Este pequeño paso por el país nos permitió una primera aproximación con esta cultura donde es usual tener un sauna en la casa.
De hecho conocimos a los primeros estonios en nuestras vidas andando por acá.

La ida

El camino se inicio fuera de Estonia a unos kilómetros de la frontera. Apenas fuera de un pueblo en Letonia.
Llevábamos un buen rato en ruta y aunque estábamos cerca de una estación de servicio no se nos había dado por entrar todavía.
Un auto frena y nos avisa que va directo a Parnu, destino donde teníamos couchsurfing confirmado.

Nuestro conductor tiene unas pronunciaciones particulares y un tono de voz muy profundo.
Al contestar una llamada nos damos cuenta que de su idioma no conocemos y probablemente nunca sepamos nada.

Compartiendo algo como una hora de viaje vamos escuchando poco a poco y nos empezamos a desayunar algunas cosas de este país.
Escuchamos cosas basicas sobre su educación, un poco de su historia y  también sobre cómo viven y como se manejan. Sus diferencias y similitudes con los rusos y sus relaciones con los nórdicos.
Básicamente no teníamos idea de que nos íbamos a encontrar y aunque no nos sorprendimos tanto con lo encontrado tuvimos nuestras sensaciones de extrañez que nos llegaban con la particularidad del lugar.

Nuestro camino fue en dirección desde el Sur hacia el Norte a Tallin.
A partir de ahí nos dirigimos al Este hacia Rusia.

Imprevistos

El plan era hacer todo el camino a dedo, en autostop. Con la ruta semi-trazada nos movimos a dedo desde Riga en Letonia hasta Parnu.
Nuestro chofer nos recomendó que nos detengamos a ver el mar congelado. Fuera de unas cuantas lógicas este lugar es la capital de verano en Estonia. Pero para nuestra sorpresa en invierno solo se transforma en hielo.
Aceptamos y ahí nos dejó.
Un poco sin entender bien donde terminaba una cosa y empezaba otra simplemente lo imaginamos y nos dimos un rato paseando por lo que en verano deberían ser olas.

Si te interesa, podes leer:  Praga en Diciembre

En Parnu termine en el hospital, así que además de ver el mar báltico congelado conocí el hospital local.
Un cálculo renal me hizo reaccionar a que afuera hacia 25° bajo cero y dormir en carpa no estaba siendo opción. El imprevisto nos ayudo a que recapacitamos y pensamos un poquito antes de nuestros próximos pasos.

Mochileros en Estonia, autostop en Estonia caninando por las calles de parnu
Caminando por Estonia, la nieve se hace presente de un momento a otro

Continuar hacia la capital

Salir de Parnu no nos resultó difícil. Recibimos indicaciones de nuestros anfitriones de couch y nos dirigimos a un punto que aparentaba ser buen lugar.
Apenas un rato de espera y tuvimos nuestro auto directo hasta Tallin. Nuestro destino.
Nos dejaron cerca del acceso al aeropuerto así que caminamos algo como una hora para llegar al centro de la ciudad.
Tuvimos nuestros ratos paseando por la capital, una pintoresca ciudad medieval que a pesar del frio nos dio tiempo para hacer unos recorridos que contaremos en algun otro post!

Ahora, dirección Rusia

Tras unos dias de descanso y descongelamiento lo siguiente era llegar a Narva, frontera con  Rusia.
La buena onda y la simpatía dominaban las escenas hasta que el frio empezaba a hacer lo suyo y todo lo positivo desaparecía.
Pero de a ratos, como por arte de magia llegaba alguien al rescate.
Unos kilometros hacia un pueblo, otros mas para llevarnos a la ruta principal y así continuábamos.
Ratos largos y cortos, esperas tranquilas de a poco avanzabamos.

Muy de a poco nos movimos y nos encontramos con algunos personajes.
Recordamos un par, un gigante que parecía ser ruso y que llevaba un arma en el asiento del acompañante, pero a pesar de andar armado resulto ser de lo más confiable.
El último que nos dejo en la frontera se llamaba Román. Este parecía estar bastante loco y lo decoraba con un gorro con una cola de zorro en la cabeza.

No fueron tantos vehículos y los tramos fueron considerables.
Los tiempos de espera no fueron los que creíamos y alguna vez tuvimos que esperar más de lo que nos hubiera gustado, más que nada porque hacía mucho frio.
Cuando estuvimos en medio de una autopista apelamos a Jorge, alguna vez y  las demás fueron simple casualidad.

Vuelta

La vuelta tenía como destino España, desde San Petersburgo. Por lo cual el camino apuntaba para el mismo lugar.
La ruta iba a ser la misma que en invierno, pero esta vez era verano y la cosa cambiaba.
Muchas horas de luz y el clima más agradable hacían el camino diferente.
De paso ahora no íbamos dos, solo uno.
Llegue a Tallin en Bus desde San Petersburgo para cruzar la frontera de manera más fácil y de ahí empezaba mi camino.
Eran algo así como las 12 de la noche y sabiendo que de noche había poco, se presentaba el plan.
Hacer dedo de noche y ver como resultaba.

mochilero haciendo Autostop en Estonia mochileros viajeros en Estonia mochila pasos por el mapa Estonia
Mitad de la No- Noche en las afueras de Tallin

Re- iniciar

Camine a las afueras de la ciudad. Algo como media  hora y me dispuse a esperar.
Muy rápidamente frenó alguien a quien rechacé porque no iba directamente a Parnu.
Así volvió a pasar con 4 o 5 vehículos más en menos de media hora.
Aunque eran horas de la noche, aclaraba muy rapidamente.
Me sorprendía que a tantos se les diera por frenar a mitad de la noche, pero internamente ya sabia que era lo que se me iba a venir, error, error y error.
Eran las 7 de la mañana y seguía en el mismo lugar. Y seguí en el mismo lugar por un rato mas hasta que decidí caminar afuera de la ciudad.

Si te interesa, podes leer:  Viajar de a uno

A medida que avanzaba intentaba frenar de aratos en nuevos puntos pero sin ningun gramo de éxito.
Bastante tránsito hacia que sea mas complicado.
En un momento una mujer se acercó a recomendarme que deberia intentar ir mas afuera de la ciudad porque iba a ser dificil conseguir quien me lleve ahí, lo sabía.
Punto más que recomendado no solo hacerme caso a mi sino tambien al consejo de alguien mas.

Casi a la 1 de la tarde conseguí el primer auto que frenó.
Quien me llevo, iba a donde me hubiesen dejado a eso de la 1 de la mañana todos los que rechace.
Sin dormir y habiendo esperado casi doce horas estaba en el mismo punto.

Me encontraba en el medio de la autopista.
Plena recta. El mejor lugar fue un parking al lado de una división de caminos.
Ni cerca de ser un gran lugar pero no había otra opción.

Cuando nada sale

Más rápido de lo imaginado alguien se detuvo, para mi sorpresa y alegría.
Solo llegar para darme cuenta que no iba a ser mi salvación: Iba en otra dirección.
La escena se me repitio tres veces más. Todos iban hacia la costa y las islas, nadie seguía el camino que yo queria tomar.

Paso un buen rato pero lo conseguí, alguien iba a Parnu y me llevaba.
Tras un almuerzo con un ruso llegamos a la ciudad de Parnu y  la cosa no iba a ir mucho mejor.

Sin siquiera entrar a la ciudad y quedarme con la duda de cómo se ven esas playas en verano tenia que seguir.
Teníamos que encontrarnos en Polonia y llegar en solo unos días a España.
Hasta ahora, habia tardado casi 15 horas en avanzar algo que deberia llevar no mas de 2 horas.

Mucho rato después una mujer me ofreció ponerme en lugar más decente y sacarme de la zona de salida de la ciudad. Area urbana donde parecia que nadie se preocupaba de mi presencia.
Ya mejor ubicado en breve tendría quien me llevaría directamente hasta Varsovia.

a dedo en estonia mochileros en estonia pasos por el mapa
El ruso que me llevo me dijo que solo conocia una palabra en español

Nuestras estadísticas

No tuvimos grandes tramos en Estonia. De hecho la segunda parte fue un terrible día completo intentando moverme.
Pero fue otro destino que nos mostro un poquito de la Europa que desconocíamos. Un país relativamente nuevo que queda un poco a trasmano de las visitas tradicionales.

cartel de la autovia en Tallin Estonia mochileros en Estonia Autostop
Rutas saliendo de Tallin

Tiempos de espera

En general los tiempos de espera fueron menos de una hora.
Eran tiempos normales hasta que me comí 12 horas intentando salir de Tallin.
Las ciudades pequeñas hacen relativamente fácil salir e intentar conseguir quien te lleve en rutas posicionadas más directas.

Idioma

La mayoría de la gente que nos encontramos hablaba perfecto ingles y nos explicaron un poco de que tan raro es el estonio emparentado solo con el húngaro y el finlandés.
Aunque muchos de ellos entienden o hablan ruso, tambien supimos que unos cuantos no quieren hacerlo o decirlo.
En general hablando ingles es mas que suficiente para comunicarse, con eso nos alcanzó.

¿Mejor epoca de viaje?

La diferencia entre viajar en invierno y verano es abismal. Son dos mundos distintos.
En invierno ningún tiempo de espera podría superar una hora. Sería peligroso.
En verano, además de que el clima va mucho mejor las horas de luz son casi todas lo que hace que puedas esperar todo lo que te dé la gana o  aguantes parado esperando por quien te lleve.
Tal vez movernos en invierno resultó mas facil que en verano. Si gustan de intentarlo, pueden comprobarlo.

Si te interesa, podes leer:  Simulacro de ataque terrorista en Beauvais

La gente

En general la gente se mostro dispuesta a ayudar pero muchas veces no nos llevaban a donde queríamos ir.
Tramos cortos o quedar en una estación en medio de la nada.
Aunque que esto pase nos fue resultando de ayuda para las siguientes paradas.
En definitiva, si no hubiese esperado todas esas horas, probablemente no hubiera tenido la suerte de llegar a Varsovia en ese mismo día.
La gente nos pareció un poco fria, pero simplemente hasta poder entablar una charla o un poco mas de contacto. Probablemente con mas tiempo hubiesemos tenido otra perspectiva.

Reglas

Alguno de los que nos llevó nos conto que los estonios comparten ciertas similitudes con la cultura alemana.
¿Cómo traducimos esto en el camino? Mas de una vez sabiamos que los autos no se detenian porque el lugar para frenar no corresponde.
Entonces, comprobamos también que en ese sentido son mas estrictos y respetan bastante mas que sus vecinos ese tipo de reglas.
Buscar una parada de bus o un paraje mas desolado puede resultar de ayuda para nuestra causa.
No tuvimos cruces con la policia. Tanto en las ciudades como en las afueras, aunque pasaron nunca nos frenaron a decir nada.

Acampar

No hicimos wild camping. Por distintas razones.
Primero porque la primera vez fue en invierno, teníamos couch y Sanja no quería dejarme probar mi valentía de dormir en casi menos 30.
La segunda solo porque estaba “apurado”.
Decidí no dormir y probar suerte durante la “noche”.
No funcionó, además de que no dormí, nadie me llevo.
De acuerdo a lo que vimos y los lugares donde pasamos no debe presentar mayores dificultades.
Grandes espacios verdes y areas boscosas pueden servir a la hora de querer pasar la noche. Al ser lugares desolados si creemos que es necesario tomar precauciones necesarias de tipo Comunicación. Tambien tener cuidado con el clima y con los animales.

Odiosas comparaciones

Si comparamos Estonia con otros países, podemos decir que para movernos en autostop se asemejó bastante a lo que nos pasó en Lituania o Letonia.
Muy diferente de Rusia, e incluso de Polonia, donde nos movimos muy fácil.
La Ventaja, es que al ser más pequeño siempre nos encontramos en Caminos principales e incluso es muy fácil desviarse y elegir otro destino rápidamente.

Cuestiones generales

Hay que considerar el factor clima, ya que además del frio puede cambiar muy rápido durante el invierno.
De paso creemos que los precios en general eran bastante altos para transportes, por lo que nuestro salvavidas en el peor de los casos nos hubiese sacado bastante de presupuesto.

¿Couchsurfing?

Funcionó. Tuvimos buena experiencia en Parnu y recibimos respuestas en la capital.
Aunque enTallin nos hospedamos en un hostel, por precio primero y después porque el incidente del hospital nos había sacudido un poco.

Conclusiones

Si bien no es un país al que hayamos llegado creyendo que nos íbamos a mover muy fácil pensamos que lo íbamos a hacer un poco más rápido.
Sobretodo a la vuelta y ya con una experiencia encima estar tanto tiempo aguantando que alguien frene fue bastante inesperado.
Sabemos que la cultura del autostop no es algo que se respire en sus rutas pero aun así hubo quien estuvo dispuesto a darnos una mano y a ayudarnos a completar nuestro camino.
Sabemos que nos quedaron infinidades de lugares por ver y esperamos volver pronto para ver que mas nos puede ofrecer este país.
Esta fue simplemente nuestra experiencia haciendo Autostop en Estonia, esperamos que junto con muchas otras sirva a los que se animan a recorrer esta parte del mundo!

bandera Estonia en el centro de la ciudad edificios y bandera Autostop en Estonia mochileros en estonia pasos por el mapa
La bandera flameando en el centro de la ciudad

 

Por acá dejamos nuestro mapa de recorrido de Autostop en Estonia

Recibí un E- Book gratis!

Suscribite a nuestro Newsletter y recibí nuestras actualizaciones!

Estoy de acuerdo a compartir mis datos con MailChimp ( mas información )

No compartiremos tus datos ni enviaremos Spam!

Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

2 Responses

  • Que lindo debe ser ir en invierno, y lo mejor es que en verano no deben hacer sofocantes 35/40 grados como acá en Bs As no? Pinta para recorrer el báltico en cualquier época del año. Me gustaría saber cómo hacen con el tema de la comunicación, con el celular compran algún chip de una empresa en particular que cubra varios países?
    Me quedé con la intriga de saber lo dela cálculo renal, fuiste al hospital y que más pasó,medicación, dieta,estudios,operación en el futuro? Te ayudó el seguro en eso? Bueno siempre me quedo con dudas ,espero también viajar por varios meses y sentir esa libertad. Saludos a ambos!

    • Sii! hay lugares que hay que visitarlos en invierno, aunque algunos, como Estonia, pueden ser muy extremos si no estas acostumbrado al frio. (Nos Paso!)
      En verano, no hace tanto calor, pero las temperaturas suben bastante, con decirte que uno de los lugares que visitamos en Parnu fue el mar congelado y en verano eso es una ciudad turistica balnearia.
      Ese dia terminamos en el hospital, nos atendieron mas que bien y en ese momento sin seguro tuvimos que pagar, aunque como era un hospital publico no fue tanto. Eso es algo que varia y cambia de acuerdo a la sanidad en cada pais, incluso dentro de la UE. Por varios dias anduvimos con mucho cuidado tratando siempre de poder acudir a alguna parte en caso de que vuelva a pasar y dijeron puede que vuelva a pasarte como que nunca mas te enteres.
      Ahora, la comunicacion!! Somos un caso especial, tenemos solo un telefono!! y en general intentamos conectarnos regularmente para pasar informacion de donde andamos y avisar a la familia sobre nuestros planes. Pero solo lo usamos con WIFI, de lo contrario pasariamos mucho mas tiempo pendientes de la conexion y los mensajes, asi que eso lo dejamos para nuestros ratos de pausa!
      Como decimos siempre, es cuestion de animarse y salir y una vez que armes un poco el camino va a resultar mas normal!
      Un abrazo grande, ahora desde Serbia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *