Cómo sobreviví a la mafia en Albania

Hace algunos meses atras, viaje solo a dedo por Albania. Entre todas las cosas buenas y la gente excelente que conocí tambien hubo una no tanto. Ya leí y había leído muchas historias pero nunca habia pasado por una tan así, hasta ahí. Más allá de eso, me dejó un par de enseñanzas y pude sacarle lo bueno. Esta nunca se la conte a mi vieja por ejemplo, un buen tiempo despues la comparto.

Albania estaba en mi lista. Hacia ahí iba. A pesar de todo lo que dicen en Europa quería ver con que me encontraba.
Desde que entre en el país escuchaba el mismo comentario: “Acá no confíes en la gente, todos los que te quieran ayudar es porque quieren algo”.

Lo mismo me dijeron de Macedonia un par de semanas antes y de otros tantos lugares. Así que opté por tomarlo y dejarlo por ahí.
El camino desde Macedonia a Albania fue rápido y bastante fácil. Aunque empezaba a ver cuantos “taxistas” recorren las rutas albanesas.
La primer noche tuve muchas facilidades, demasiadas. Conseguí donde dormir, me invitaron a comer y a recorrer una ciudad. Todo venía bien tranquilo.

tomando cerveza en Albania
Birra Tirana, brindando por mi cumpleaños

Empieza el día

Era 6 de abril. El día arrancaba temprano y mi camino seguía. Aunque era más que bienvenido donde estaba me tocaba seguir. Iba a pasar mi cumpleaños en el sur, o en alguna otra parte. No sabía donde pero quería moverme.

Estaba a la salida de Elbasan, la gente miraba raro y caminar no me llevaba a ninguna parte, no me hacía más que transpirar y renegar un poco.

Algunos pasan mirando para otro lado, más taxis y en seguida un auto frena para sacarme de la zona urbana. Se lamentan de no poder llevarme más porque en el cruce van en dirección norte a Tirana. Les explico que es más que bueno, si hubiese tenido que caminar ese tramo hubiera sido más de una hora.

Un auto mas me lleva a Lushnje y en breve me explica el mapa para ir rápido a Ksamil.
Problemas de idioma o sus escasas cualidades de dibujante me hacen entender al revés y elegir la ruta más larga.

Consigo un transporte de macetas que me deja en Fier y un rato más adelante me lo vuelvo a encontrar, va a Vlorë. Almorzamos y seguimos el mismo camino.

Una vez en Vlorë me explica como salir si es que lo tengo pensado. Lo veo un lugar grande, con una linda costa pero todo a medio construir, la temporada de verano todavía no empieza y se van poniendo a punto.
No encuentro nada para hacer por ahí así que decido intentar moverme.

En la salida de la costanera casi no hay espacio para frenar y todos pasan de largo. Mentalmente apelo a eso de que alguno va a pensar qué hago ahí y va a intentar ayudarme.

El momento llega. Quien me levanta parece ser el indicado. Habla inglés y me cuenta una historia que agarro con pinzas.
Primero había estado en la marina británica.  Después fue a Afganistán. También viajó por América aunque no sabía que Costa Rica y Perú están en lugares diferentes.
Viajó también por toda Europa ya se había retirado del ejército,  y ademas no tenia mas de 30 años.
Algunas cosas no conectaban del todo, pero igualmente, yo venía en su auto y al menos teníamos de qué hablar.

Llegamos a destino, me dice que maneja un hotel y que si estoy interesado me deja una habitación por 20€. Le agradezco aunque no estaba en mis planes parar por ahí.

Desde la puerta del hotel tengo wifi y la costa está a menos de 30 metros. Hay lugar para carpa así que en cualquier caso podría instalarme ahí y esperar mi cumpleaños el 7 sin ningún apuro.

Segui haciendo dedo un rato. Esquive muchos taxis mientras el resto no hacia mas que mirarme y seguir rápidamente su paso.

a dedo por Albania
Musa me invito a pasar un rato en su casa

Algunas invitaciones

Un hombre frena,  me avisa que me puede acercar a Orikum, apenas más adelante. No es mucho pero acepto. La necesidad de moverme me lleva.
Me explica que vive un poco más alejado y si quiero ir a comer a su casa, claro que acepto. Aunque ya habia comido no iba a rechazar una invitación.Llegamos, la casa al pie de la montaña.

Mucha tranquilidad, comemos mucho hablamos otro tanto, entre cafe y rakia.

Me preguntan donde sigo y aunque ya es bastante tarde y falta para el sur avisó que mi camino sigue.

Bajo a la ruta y me encuentro con toda la calma y tranquilidad del camino. Estaba claro que había elegido la ruta más larga y menos fácil para avanzar.
Espero un buen rato. Y
a es bastante de tarde y el sol se empieza a esconder detrás de las montañas.

Pecado de no sé qué, por alguna razón decidí que tenía que volver. No se si fue por comodidad o mala costumbre, venía mi cumpleaños y suponía recibir algún saludo, que alguien me llame, que sepan dónde estoy. Desde ahí, nada de esto era posible y volver sobre mis pasos era la única opción que me ponía en contacto un poco con mi casa.

¿Volver?

Estoy en el medio de la nada, solo algunas casas y no mucho mas.Por ahí no tengo nada cerca y tampoco nada para hacer. Pienso que tanto puede influir en el camino esta decisión de ir para el otro lado, tal vez lo pensé mucho, o más de lo debido.Tal vez era algo bueno, nunca se sabe.

Empiezo a hacer dedo para los dos lados,  aunque es una decisión estúpida aumenta mis posibilidades al doble, alguien me va a sacar de ahí.

Después de un rato solamente me dedico a intentar ir en dirección “vuelta”.
Me levantan rápido y me dejan nuevamente en Orikum. Unos 10 kilómetros, llegamos a una rotonda y ahí me bajo.

a dedo por Albania
Viajando a dedo por rutas albanesas

 

Cuando Conoci a “Dani”

Hay un grupo de gente jugando al dominó y tomando café  y recibo unas preguntas típicas ¿taxi?

Nada de taxis, dejo mi mochila y en nada se acerca alguien en bici. Mira mi mochila y mis banderas y me dice:

-¿Hablas español o qué?

Lo miro, lo saludo. Me da la mano y hablamos poco y nada. Se saca los anteojos. Se llama Dani, o eso me dice y aunque veo la cara de hijo de puta que trae lo dejo pasar.

Yo vengo con una película en mente, por todos los comentarios y las caras que me cruzo potenciada por las ganas de estar con alguien en mi cumpleaños. Así ando, repeliendo la mayoría de las cosas y mirando con poca gracia otras tantas.

El tal Dani intenta meterme en conversación, me pregunta a donde voy  y qué voy a hacer de noche. Me dice que hace poco unos argentinos habían andado por ahí y un par mas de cuentos. El era el que les ayudaba a todos, porque ahí nadie me iba a llevar.
Seguido vino la invitación : “Ven a mi casa”.

Normalmente esquivo esas invitaciones, porque enseguida vienen con un “tengo un hostel barato para ofrecer, o conozco a el dueño de un camping” y es para esas cosas que llevo mi carpa.

Dudando un poco trate de estirar la charla para sacarle un poco la ficha a este, pero nada.
Como si supiera que tenía que decir, Dani me apura y me dice: ¿Que tienes miedo? ¿No quieres venir?

Como yo miedo no llevo, acepte.

Empezar a desconfiar

Caminamos un poco, y todas las preguntas, revisadas más tarde estaban más que claras y yo nunca las vi. O si las vi, pero no me detuve a analizarlas.
Toda la charla era sobre miedo, seguridad, si estaba solo o alguien sabía que estaba ahí. Nada de por donde había viajado  o a donde quería ir. Sus preguntas no me cerraban, pero a la vez no notaba nada determinante.

El primer momento extraño fue cuando tuvimos que doblar. Había un control de policía enfrente y nos apuramos para doblar, me agarro el brazo y me dice: “Por aca”. Para nada buena sensación.

Con el diario del lunes muchos dirán que es muy fácil hacer el cuento pero esto sigue.

Llegamos a una casa, no muy lejos de donde nos habíamos cruzado.

Le pregunto cómo habla español y me cuenta que vivió mucho tiempo en España pero que había vuelto a vivir ahí, aunque no le gustaba estar en Albania.

Mis preguntas eran respondidas muy cortas con si o no. Dos o tres veces me dijo lo mismo, que despues ibamos a ir en su auto a recorrer. Como si tener auto tuviera que darme confianza, todo olía raro.

Autostop en albania pasos por el mapa
Entrando en Albania

Cuando todo se ve raro

Este tipo era raro. La verdad, de facha o no se, la cara. Algo se percibía. No hablando de estereotipos pero algo tenía. Estoy seguro que si hubiera pasado algo más, cualquiera se hubiese preguntado qué hacía yo andando con ese. O al menos mi vieja se lo hubiese cuestionado.

Me dice que puedo dejar las cosas por ahí, que las acomode y no más.
Nos quedamos afuera sentados en la puerta, había más gente unos chicos y una mujer. Entre ellos hablan y yo pasó desapercibido.
Le pregunto si son los hijos de el, trato de hacer algún tipo de charla pero nada. No hay ni risa ni chiste ni gestos.

Yo no me siento bienvenido y tampoco parece que les interese que esté ahí.

Le pregunto por el baño. Entramos y empieza a excusarse con cosas, no sabe dónde está la luz.
La casa es un lugar normal, a simple vista no parece nada tan raro, pero no confio para nada.
Lo primero que se me cruzo es que esa casa no era de él. Después se me paso un poco, pero si de algo estaba seguro era que yo ahi no queria dormir.

Me senté un rato y mientras estábamos en la puerta pensaba realmente que si me cruzaba con ese tipo en la calle lo esquivo. Eso tenía en la mente.

Este Dani me pregunta que voy a hacer. Me dice que puedo caminar a la playa y ver un poco ahí la ciudad que él me alcanza después en bici.

Mi mochila grande estaba ahí en un patio interno, yo traía mis cosas en la mochila chica.

Me da un golpe en el brazo y me dice que puedo dejar las dos mochilas ahí.

Ni en pedo, la mochila chica viene conmigo. Me excuso diciendo que llevo agua y una campera y que la necesito conmigo.

Empezando la película

Me voy caminando pero desconfiado. Dejar mi mochila no me hace nada de gracia, menos si el dueño de casa me invita a salir y no viene conmigo.

Mientras camino veo la ciudad. Me gusta poco. Mi película se empieza a rearmar y cuando pienso me gusta menos todavía.

Mientras camino encuentro un WIFI y le escribo a Sanja:

“No es por alarmar pero algo raro hay por aca. Estoy con una gente que no me gusta mucho”

Sanja es experta en drama. Capaz no es la indicada para calmar mis ideas en este momento.
Se lo aclaro y le aviso que sigo caminando, que antes de volver le escribo de nuevo.

Mientras camino donde Dani me indico, me empiezo a alejar del pueblo. Casi nadie por ahí, empiezo a caminar a la playa y se me viene la película a la mente de que me van a emboscar o algo por el estilo.

La película avanza rápido y es demasiado para un solo dia. Pero se pone peor. Después de una hora caminando este Dani nunca aparece.
Mi vuelta a la casa además de pelicula suma otra preocupación. ¿Que será de la vida de mi mochila?

Llego al mismo punto de wifi y vuelvo a escribirle a Sanja.

“Lo pensé y la verdad que no es por nada pero algo me dice que me tengo que ir de acá”.

Sanja responde en panic attack y le pido por favor que no me la complique, que no necesito más complicaciones en este momento.

orikum albania
Cerca de Orikum en Albania

Tomando decisiones

Mi decisión está tomada. Llego, agarro mis cosas y me voy. Son casi las 8 de la noche y la verdad no siento para nada que sea un lugar para estar. No comparto nada y de paso desconfío, razón más que suficiente para seguir mi camino.

Llegó a la casa. El portón está cerrado. Desde afuera veo mi mochila ahí, en el patio interno. El mismo lugar donde la había dejado.

Me siento a esperar algo, no intent entrar ni nada.
Aparece una mujer, casi sin entender lo que nos decimos me explica que es la hermana de dani, vive al lado y me invita a pasar.
La normalidad de la situación me baja un poco el drama.

Me invita a pasar, me presenta a los padres tomamos un café y la gente se muestra más interesada que antes.

Mi idea y mi película se esfumó de golpe, ya no tengo tantas ganas de irme. Me siento más a gusto y es normal. me digo a mi mismo que nada de películas, todo está en orden y tenemos donde pasar la noche.

Dani vuelve y hablamos todos un rato mas, cuando llegamos a la mala fama albanesa el tema deja de interesarle y me dice que nos vayamos a dar una vuelta.

La noche arranca en Albania

Son entre las 9 y las 10 de la noche, acá aparece el sobrino y un amigo.  

Estamos saliendo de la casa cuando la hermana de Dani le dice algo al hijo.

No se que le dijo, pero lo sentí como una de esos consejos de madre de “ojo con lo que haces” Un “no te mandes cagadas”. No hace falta entender, pero creo que los mensajes de madre son en idioma universal.

Si te interesa, podes leer:  Año nuevo, feliz

Subimos los 4 al auto. El sobrino es el que maneja, anda con una pinza en la mano. La abre y la cierra rápido, va jugando con eso mientras hablamos poco.

Todos los temas eran alrededor de lo mismo: la droga en Albania, la cocaína, la policía, la corrupción en Albania, cruzar a italia con droga y demás.

Llegamos a donde habia andado a la tarde y nos empezamos a alejar del pueblo por la costa.

Mi peli seguía y cada vez se ponía un poco peor.

Se pone oscuro

La cosa cambia y ya dejó de ser parte de la conversación. Agarro pocas palabras pero se que hablan de mi. Mientras yo trataba de dar tema y parecer sereno.
En un punto se comenta que dani estuvo preso 4 años en España y además de no poder entrar en ningún país de la unión europea no puede salir de Albania. Ahí empecé a ver que tan mala venía la mano.

El auto ya se había detenido en la playa, atrás una calle de costa desierta y a lo lejos apenas se veía el pueblo.

Buscando cómplices Dani hace un par de chistes con su sobrino y dándose la vuelta me habla directo. Lo primero que dice es que somos parecidos y que habla argentino.

Hace un intento malísimo de decir “Che” y algunas otras palabras. Una de las peores imitaciones que escuche.

No se si alguna vez sentí lo mismo, o al menos no lo recuerdo. Le veía en la cara lo jodido que era. Lo vi y lo había sentido desde que le di la mano en la calle un par de horas antes.  

Y ahí estamos, arriba de un auto viendo que hacemos.

Buscando no tirarla tan brusca Dani dice: Bueno… (algo como saludos a todos los presentes estamos acá para…)

Y ahí escuché lo que no queria. La película se pone mas que peor.

Me dice que nosotros somos parecidos y que el necesita un pasaporte para entrar a Europa.
Que yo estoy “limpio” y que a un viajero nadie le presta atención no se iba a notar.

En mi cabeza se me cruzaron mil cosas.
Primero me río, trato de entender que lo que dijo es eso que escuché. No engancho del todo y quiero pensar que no es verdad, que eso no debería estar pasando.

Se me pasa todo por la mente, en 10 segundos, en cada palabra que trato de decir.

Veo otras situaciones, otras historias y encuentro respuestas de como carajo se llega a esos puntos.

Y estoy ahí, momento y lugar equivocados. Le creí y confié en el que no debía. No desconfie a tiempo y estoy jodido.

El tiempo se congela y no pasa. No se me cae una idea, no me sale una palabra. Pienso en reirme, llorar, correr. No se, abrir la puerta del auto y bajarme pero nada funcionaría. Correr por la playa no tenía mucho sentido.

De a poco intento entender que quiere mi pasaporte. No es mi plata, ni mi telefono, ni nada, es basicamente YO.

Mientras tanto, me imaginaba sentado en algún cuartito en esa casa horrible que había estado antes con alguien vigilándome en la puerta esperando que el malandra este pueda entrar en Europa. Y esperemos que entre, porque sino ¿Qué sería de mi…? Esa pelicula se me fabricó en menos de 3 segundos.

Le intento explicar lentamente que estoy de acuerdo con el y que me parece una idea genial, que seria buenisimo ayudarlo pero tengo un problema: Yo no puedo entrar en Europa. La tiro afuera por 10 segundos y le explico que por eso estoy en Albania. Tenía sentido porque nadie quiere visitar Albania por gusto. Así que mi excusa fue que cumpli mis días de visa y tenia que esperar.

El tema se congela y nadie dice nada, la pinza sigue sonando.

Lo siguiente que dice es “soy bueno en esto, ¿viste que puntería que tengo?”

Mantener la tranquilidad

Yo por dentro pensaba en que facil había sido. Como llegue a ese punto y quede tan jodidamente expuesto.

El auto arranca, respiro apenas y vamos en dirección al pueblo.

Llaman a alguien por teléfono y por dentro pienso que si llegamos a la casa sin mediar explicación agarro mis cosas y desaparezco.

A todo esto, del otro lado Sanja no recibía noticias mías hacía más de dos horas cuando le dije que estaba con gente rara.

Y su película también seguía, quería llamar a la policía pero no sabía del todo donde yo estaba, albania y serbia no se quieren así que si decía algo iba a ser aún peor y demás.

mi teléfono no tiene señal, pero yo igual hago que me mensajeo con alguien para mostrar tranquilidad.

A medida que circulamos sigo imaginando todos mis escenarios posibles, historias de gente, películas y montones de cosas.

Trato de hablar pero no me salen las palabras, todo el tiempo trato de pensar cómo salgo de esta. En todo momento, la mejor idea era abrir la puerta del auto bajar y correr, Ya ni me preocupaba la mochila, ni buscarla ni nada.

Volvemos al centro pero nunca vamos a la casa. Damos vueltas por otros lugares, nos frena un auto en una parte y después de hablar dos palabras seguimos.

La marcha es rápida, mas rapida de lo normal y volvemos a la playa.

Al mismo punto de antes. Ahi mis ideas se apagan otra vez.
Ya no somos 4, sino 3 autos mas con 4 personas en cada uno.
Van frenando de a uno y acomodándose frente a la costa.

Bajan y se ponen a hablar, veo caras y pintas de todo tipo.

Mientras yo me pregunto ¿Por qué estamos ahí de nuevo?

Realmente no lo se y agradezco no tener que saberlo.

Estamos en un punto que es una especie de muelle. Bajo a mear a la playa para esquivar un poco la situación y tratar de pensar.

Por dentro se me cruzan todos los cuestionamientos posibles. Son casi las 12 de la noche, estoy ahí en el medio de la nada, con 10 albaneses y todo lo que sé es que intentaron, que amablemente les de mi pasaporte. No quiero saber como sigue.

Mientras camino y escucho el mar tiro unas piedras y pienso ¿Cómo llegue hasta aca?. Ya fue de esta no salgo, ¿Cómo hago?

Quiero gritar, correr, decirles que es mi cumpleaños y que me quiero ir.. no tengo mas ideas.

Autostop en albania pasos por el mapa
Mejores dias viajando por Albania

Si podes correr, corre

Me chiflan y me gritan que hago, le digo que estoy meando. Empiezo a caminar de vuelta a donde estan los autos.

Camino en circulos, yendome en dirección al pueblo más de lo que vuelvo a los autos y se que quiero estar en cualquier lugar menos ahí.
Me doy cuenta que cualquier decisión que tome, por más estúpida que sea me va a dar mejores resultados que volver.

Estoy bastante cagado y camino un poco más rápido, a menos de 100 mts de donde estábamos hay otra especie de muelle abandonado y a medio armar.

Camino un poco mas rapido y me vuelven a chiflar.

Llego al otro muelle y se que desde ahí ya nadie me va a ver. No quiero mirar para atrás, saber si alguien me persigue o me corre. No me importa y lo único que tengo en la cabeza es salir de ahí como sea.

Corro. Corro rápido, entre la arena y las piedras de la playa, siento que no avanzo como cuando soñas que corres y no te moves.

Alcanzo unas luces en un camping o algo asi que habia visto prendidas en nuestro paso, son lo único que hay entre donde estábamos y el comienzo de la playa.

Entro y pido ayuda.

No hay nadie, solamente una nena de unos 10 años que llama a la madre. A la madre no le importa nada de lo que digo y me mira con los brazos cruzados porque no entiende. Viene su otra hija de unos 15 y hace de traductora.

A la mujer sigue sin interesarle y se ríe, le explico que he viajado mucho y que no me asusto y corro por cualquier situación pero aún así no hay caso. Despues de un rato viene el marido y me entiende mejor, me dice que no me preocupe que está todo bien.

Si te interesa, podes leer:  El día que me crucé a mi mismo

Ultimo recurso

Le digo que llame a la policía. Es la unica opción que tengo.

La policía llega, me preguntan algunas cosas pero no hablan ni ingles ni español y creen hablar italiano.

Explico un poco todo lo que pasa y nos vamos entendiendo de a poco. Me explican que todo es muy peligroso que tengo que tener cuidado, algo de las mafias y otras historias. Al final acordamos lo que yo quería, vamos a la casa a buscar mi mochila.

Nos movemos, vamos sin traductor yo con dos policías en los cuales tampoco confiaría mucho, pero en este caso no hay otra.

En el camino cruzamos los autos, pasando rápido. Los vi más de una vez pero no dije nada, solamente quería llegar por mis cosas agarrarlas y rajar.

Explico el camino, llegamos a la casa. Bajo y voy por mi mochila.
La mochila no está, se me ocurre que se la llevaron, no sé qué pensar.

Acá no pasó nada

Aparece la hermana de Dani y me pregunta qué paso, qué donde estaba y que me quede tranquilo. Aparece un auto con dani entra a la casa directo a pegarme.

La policia mira, yo con la mochila en la mano y este agarrandome del cuello sacandome a la calle.

Nadie habla ingles ni español. Se arma un drama ahí en el medio del barrio todos gritan y este me grita en la cara que soy un cagon, que como voy a ir con la policía a su casa.

Realmente nada me importa, solamente me lo sacó de encima y me subo al móvil.

Viene detras mio y me abre la puerta, me dice que el queria ser mi amigo y yo le hago esto. Que le diga a la policia que el no hizo nada.

Le dice algo mas a la policía. Yo no lo escucho y no digo nada tampoco.
Cierro la puerta y lo puteo.
El móvil arranca, tengo una señal de wifi y le escribo a Sanja: “todo bien pero estoy con la policía, en un rato te cuento”.

Me preguntan a donde vamos, mi plan era la comisaria, pero no podía mendigar tanto, asi que les dije lo unico que sabia por ahi. 

Hotel regina, ¿Saben donde es?

Llegamos, es bien de noche y el hotel está cerrado, solamente un gigante que oficia de guardia.

Le trato de explicar a la policía que durante el dia conoci al dueño, así que lo llaman por teléfono.

Hablan 5 minutos, me hacen la seña de dormir y me dicen que no tengo que pagar nada. Saludo a la policía.

Entro al hotel, me dan una pieza y ahí voy, me acomodo un poco. Mando algún que otro mensaje, a mi mama y le cuento a Sanja lo que pasó casi 4 horas después. Albania se puso complicada.

Me baño, me acuesto en la cama y respiro.  Veo afuera y me río de haber terminado en ese lugar.
Definitivamente creo que zafé.
Miro la hora, e
s casi la 1 de la mañana, ya es 7. Feliz cumpleaños para mi.

Si te interesa, podes leer:  Fuimos a Auschwitz
Hotel regina Albania
El Hotel Regina de fondo

 

Recibí un E- Book gratis!

Suscribite a nuestro Newsletter y recibí nuestras actualizaciones!

Estoy de acuerdo a compartir mis datos con MailChimp ( mas información )

No compartiremos tus datos ni enviaremos Spam!

Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

23 Responses

    • Muchas gracias por comentar!! Dimos una vuelta por tu blog, interesante forma de viajar a traves de los estadios y sus historias, sabras para un argentino nada como hablar de futbol. Exitos y tal vez nos crucemos en Rusia! Saludos!

  • es cruda la realidad en Albania , no hay que confiar tan facilmente a quien muestre la mano. Recomendacion, adolece de redaccion, hay parrafos que no se le entiende y terminos que deberian ser explicados. Se realzaria mejor este articulo

    • Es verdad, no es un lugar facil. Y a pesar de saber sobre algunas cuestiones, tambien me toco pasarlas. Mas alla de eso, creo que se convirtio en un sacudon y un aviso que nos acompana el resto del viaje.
      Gracias por las sugerencias de redaccion! a veces despues de unas horas sentados viendo la pantalla perdemos la linea, recien empezamos asi que mas que nunca las sugerencias son agradecidas y bien recibidas! Saludos y gracias por tu comentario.

    • Un tiempo despues ya paso a ser una anecdota y parte de la historia de este viaje. Lo importante es poder tomar lo bueno y saber cuando pensar mejor las decisiones. Pero es verdad, que tambien fue importante poder salir de ahi. Gracias por tu comentario! Saludos y buenas vibras!

  • Me he leido todo, muy interesante tu historia y muy afortunado al salir bien librado de todo eso, y por otro lado gracias por compartir, felicidades y buenas rutas

  • Si no querias que Sanja te la complique, para que le mandas un mje diciendo que se esta poniendo turbio ! si seras narifli, jaja.

    Muy buen relato!

  • Bien. He sido mencionada en este relato más de una vez. Siempre me llamó la atención que tanta gente, tantos países y nunca nada extraño, todo bien. Pero en el fondo yo sabía que es como los que juegan a la lotería y solo te cuentan las ganadas. Por eso sabía que algún día iba a pasar. Y yo siempre te hablaba de “Búsqueda implacable” y vos te reías. Y mientras leía, me imaginé corriendo por los lúgubres techos corrida por un mafioso a los tiros, buscándote. Se que es de película, pero podría haber sido así. Pero vos sabes que tenemos el sexto sentido, pero se ve que el tuyo estuvo un poco lerdo. Se que solo respiré hondo cuando terminé de leer, porque en el fondo sabía que, como en las pesadillas, no era más que una historia y que ya había pasado. Te quiero. Mamá

    • Bueno son cosas que se sabe pueden pasar. No tenia ningun sentido que te llame para que me rescates, sabes que ya conozco las respuestas. Y lo del sexto sentido, debe ser que es herencia materna. Gracias por evitar los comentarios lelos. Saludos! 🙂

  • Sobreviví a la mafia?!!! joder que titular. Te aconsejo que aprendas a redactar un poco mejor, Blogger!!!
    No se te entiende nada. Pero bueno, si así puedes dar rienda suelta a tu narcisismo, bueno, no es mala terapia.
    Aprende a saber con quien te juntas, Albania no es el país de la piruleta y si vas por ahí poniendo sonrisitas al primero que te habla en español te van a dar mucha caña. Además, salir corriendo a pedir ayuda a la policía??? Tu te montas muchas peliculas.

    • Hola “Davicito Crack” No termino de entender… ¿Entendiste o no entendiste? Parece que no.
      Hay gente que nace sabiendo y a otros no nos queda otra que aprender.
      Hay otros que tienen miedo de andar por paises como Albania y creen que por estar sentados en un hostel en la capital saben que hay mas alla. Tambien quienes se defraudan porque creen que son atrevidos y todo pierde la gracia cuando ven que otros ya anduvieron por ahi… suele pasar. En cualquier caso, si andabas buscando info sobre Albania mas que bien que hayas pasado por aca!
      Con respecto al titulo y al resto, todo fue una situacion de viaje.
      Algunos la toman como tal y otros se toman el trabajo de leerla hasta el final para criticar. Cualquiera de ellos es bueno y nos alegra que lo lean.
      Por desgracia ya no andamos por Albania y aunque normalmente se con quien me junto a los que les gusta salir de atras de la compu a veces les pasan cosas.
      Cuando te animes a salir de Tirana contanos como te va por Albania!
      PD: Gracias por lo de Blogger! pero estamos lejos, no nos consideramos nada de eso. Simplemente gente que viaja y se alegra de disfrutar de la vida 😉

    • Opino como David, aunque no seré tan cruel, tampoco creo que haya que ofender.
      Veo que vas a Albania con un parche de Serbia en tu mochila, y me parece que en las fotos sucesivas, ya no aparece dicho parche. Bueno, sea como sea, infórmate de la realidad política y social de los países que visitas. De hecho, tuviste suerte de que no te pegaran una paliza cómo mínimo, por llevar X bandera en X país. Está guay coleccionar recuerdos, pero hay que saber cuándo y cómo lucirlos.
      ¿Mafia? En fin. Ni en Serbia ni en Sicilia la conocí, menos mal.
      Tuviste suerte y me alegro, simplemente menos menos simpatía y confianza (no digo ser una piedra) y más cuidado. Todo es cuestión de suerte, pero hay zonas donde la suerte existe menos.
      Y te lo dice alguien que ha viajado, lo sigue haciendo, y para más información, vive en Serbia (no muy lejos de Albania).
      Un saludo.

      • Hola! Para eso estamos aca, para que unos que pasan lean y opinen. Son opiniones y estan lejos de ofender.
        Para el que lee, o repasa le cuento que para eso viajo y para eso viajamos: aprender, ver realidades, derribar prejucios.
        Escuchamos diferentes historias y tratamos de entender porque pasan algunas cosas.
        Basandonos en “historias oficiales” es mas dificil entender Bosnia, Croacia, Albania, Kosovo, Serbia…
        Fui con un parche de Serbia y volveria a hacerlo, como tambien volvi a Serbia con un parche de Albania y ambos continuan ahi. No es provocacion ni mucho menos simplemente son cosas que llevo conmigo y no creo que sea detonante ni tenga tanto que ver con lo que se ha contado en esta historia.
        Con respecto a informarse, eso es algo que lleva a que nos interese mas o menos algun destino y tambien creo que es necesario saber como informarse y desde donde, eso es mucho mas importante.
        Entre otras cosas estudie ciencia politica y puedo decir que ademas de aprender un poco de varias cosas, tambien entendi como ver otras que solamente se ven cuando caminas y te metes en cada lugar a riesgo de cada uno obviamente.
        Lo de mafia, puede sonar a mucho pero es solo una palabra. Cada cual puede darle la significacion que quiera y existen hasta “mafias” de juguetes algo que no suena tan cruel. Simplemente me quede con la definicion de la policia (hablando de mafias…) y con varias explicaciones sobre venta de documentos robados.
        Conoci gente buena, muy buena y otra no tanto por esos lados y cada cosa haran MI experiencia en este lugar.
        Y es verdad, tal vez deberia haber sido menos simpatico o desconfiar mas… en fin.
        Al igual que vos me alegro de no haberme encontrado con ningun “pesado” y de que no me den una paliza.
        Se donde esta Serbia en el mapa, he pasado mas tiempo ahi que en mi propia casa en los ultimos 4 años.
        No solo voy con un parche serbio en la mochila, tambien hay una Serbia que viaja conmigo.
        Un Saludo y que sigan tus viajes!

  • Hermano usted de verdad que casi la palma, que bueno que pudo salir de esa mala situacion. Gracias por contar tu historia. Saludos y buenas rutas!

    • Hola Jose, son situaciones que a nadie le gustaria tener, pero que al final sirven para aprender! Muchas gracias por pasar por aca a leer. S
      aludos y buenas rutas para vos tambien!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *