Cuando decidis irte y viajar

Un día. Un dia me voy a ir a viajar, libre, sin fechas. Un dia voy a empezar mi viaje, dejare de escuchar a los demás y decidiré mi propio camino.

Un día me detendré con las excusas. Algún día lograré todo lo que quiero. Un día viajaré por el mundo.

Estoy segura de que todos saben de lo que estoy hablando.
Todos tenemos una lista de cosas que haremos “una vez” y muchas de estas listas incluyen irse de viaje.
Pero ahí estamos, esperando que el momento llegue. Sin pensar que ese “una vez” puede ser ahora, solo si nosotros lo decidimos.

Antes del comienzo de este viaje, principalmente viajaba en escapadas cortas. Eran viajes por un máximo de 10 días, con amigos, familiares, profesores.
Viajes organizados, donde se sabe a dónde se va a ir y en qué, cuándo es tu fecha de regreso, qué te gustaría hacer, qué vas a visitar y cuanto pensas gastar.

Luego de unos días regresas. Volves a la realidad, a tus obligaciones diarias y esperas por unas nuevas vacaciones.
Mientras tanto, me ocupaba de mirar las historias de los demás. Pasaba días leyendo acerca   de personas que viajan y deseaba visitar todos esos lugares, explorar y viajar por el mundo.

Cada vez que me metía en esas historias, ya estaba decidida que era el momento de emprender viaje, y estaba lista para ignorar todos esos “deberes”, y saltar esos motivadores  “no se puede ir sin ahorros”, “es peligroso”, “las personas solo cuidan de sí mismas y no te ayudarán”.
Algún miedo interno volvía a aparecer y lentamente me hacía seguir en ese círculo, ignorando todas mis posibilidades y vuelta a la rutina.
Trabajar, trabajar y vas a poder viajar de una vez cuando tengas suficiente dinero.

Cuando decidis irte y viajar, viajar en Serbia
Viajando en tren por Serbia

Cuando el universo se involucra

Después de terminar la universidad, no podía encontrar un trabajo.
La situación en Serbia es una historia larga y repetida. Pero digamos que, como en muchos otros países, las conexiones con partidos políticos, ser hijo de, o a quién conoces son factores importantes para conseguir un empleo.
Sin todos estos detalles las posibilidades se reducen. La estabilidad simplemente se transforma en apenas sobrevivir y ver que mas se puede hacer el resto del mes.

Así fue que me encontré trabajando en un hostel en la recepción. Al principio pensé que era solo temporal, hasta que encuentre un trabajo “serio”.
El trabajo serio nunca llegó y resultó que este período se ha convertido en una parte maravillosa de la historia de mi vida. Y estoy segura que no lo cambiaría por ninguno de esos trabajos “serios” que esperaba.

Un gran ambiente. Conociendo a diario nueva gente, nuevas culturas y excelentes colegas con los que trabajé, hicieron que cada día de mi trabajo fuera agradable.
Estaba viajando por las historias de otras personas. Y lo más importante es que veía que los viajes no son solo para aquellos con bolsillos profundos. Viajar es para todos. Aquellos con mucho dinero, pero también para aquellos que deciden andar sin él.

Después de todo, el hostel fue el lugar donde yo e Iván nos conocimos. Y tras muchas  explicaciones, de cómo viaja y de pasar meses juntos, estaba segura de que era completamente posible hacerlo.
Sabía que todo lo que necesitaba era deseo y determinación.
Pero claro que antes de emprender un viaje diferente de lo que conocía, me hice muchas preguntas.
Esa fue la razón por la que no nos fuimos juntos cuando él salió de Belgrado.

Cuando decidis irte y viajar, viajar en Serbia, viajar en Budapest autostop
Frente al parlamento en Budapest, Hungria

Todos tus miedos

Antes de tomar una gran decisión, por lo general te van a surgir muchas preguntas: ¿Puedes hacerlo?
¿Cómo puede ser dejar la seguridad de esta rutina e ir a algo desconocido? ¿Lo voy a poder manejar? ¿Qué pasa si esa decisión no es buena?

Tratarás de derribar todos los mitos que has escuchado durante años … “Necesitas seguridad para emprender un viaje”, “No puedes viajar a todas partes sin dinero”. “Si vas ahora, ¿qué vas a hacer después, cómo y dónde vas a encontrar un trabajo?”

Debes saber que vas a tener que estar preparado para enfrentarte a todo para lo que te programaron durante tu vida, tu educación y la forma en la que has crecido y visto el mundo. Todos tus miedos y los que todavía te transmiten los demás, van a salir a la superficie.

Pero a pesar del ruido en tu cabeza, sabrás que tienes que hacerlo. Puedes sentir algo que te atrae y sabes que al menos deberías intentarlo.

En mi caso, sabía que tenía a Ivan al lado. Alguien que ya había hecho esto, que había resuelto muchas de sus preguntas, que tenía experiencia en esta forma de viajar y podría explicarme cómo se ve. Pero una cosa es cuando escuchas historias, explicaciones, sean buenos o malos. Otra muy distinta es cuando lo vives.

Todos somos diferentes, tenemos diferentes puntos de vista de muchas cosas y experimentamos las mismas situaciones de manera distinta. Ivan se preocupa poco, analiza menos y actúa más. Por otro lado, a mi me encanta analizar cosas.

Así que para mí dejar el trabajo, la seguridad y llegar a lo desconocido, sin un gran plan y con un poco de ahorro representaba un gran paso. Un salto completamente fuera de mi zona de confort.

Cómo tomar una decisión

Esto probablemente sonará como un cliché, pero te has preguntado cuándo fue la última vez que te detuviste y te planteaste en serio cómo te ves en tu rutina. te cuestionaste algo como:
¿Estoy viviendo la vida que quiero?

Si te imaginas a ti mismo en la vejez, pregúntate qué tipo de historia sobre tu vida te gustaría contarte.

¿Cómo pasaste los días, meses, años? ¿Pasaron esperando algo?

Sabía que si no iba en este viaje, en algún momento de mi vida me estaría preguntando: “¿Y que hubiera sido si…?”
Así que tuve que irme. Al menos para intentarlo.
Los miedos seguían allí, incontables preguntas, desacuerdos sobre mis más cercanos, pero comencé. Dejé el trabajo y con muy pocos ahorros, me fui y lo dejé todo.

Lo único que sabía era que nos estábamos encontrando en Croacia y yendo a España. Sin un plan, sin saber lo que vamos a hacer allí, ¿cómo vamos a hacerlo y después? Simplemente fuimos, sabiendo que nos enfrentabamos a cosas buenas y malas que nos esperarían en el camino.

Cuando la decisión te cambia

Deberás estar preparado y saber que todas las decisiones que tomes te van a influenciar. Una vez que sigas viajando, no permanecerás igual.
Vas a desafiar tu manera de pensar y actuar y por supuesto, vas a cambiar.

De alguien que nunca acampó y que se sentía mal en viajes largos,  ahora puedo decir que viajé por más de la mitad de Europa haciendo autostop.
Dormí en estaciones, en una tienda de campaña, en casas de personas desconocidas.
Trabajé en albergues y me ofrecí como voluntaria.
Todo esto me permitió conocer a nuevas personas todos los días, escuchar sus historias, admirar la naturaleza y la cultura de muchos lugares.

Por supuesto que hubo momentos de incertidumbre, dias en que estaba cansada, cuando hacía frío y echaba de menos a mi familia y mi hogar. Pero también momentos que disfruté por completo.
Probé diferentes tipos de comidas, aprendí a comunicarme sin entender un idioma extranjero, a decidir en el momento y relajarme cuando no tienes idea de cómo será el resto del día.

Todavía estoy aprendiendo lentamente que muchas de las cosas que encontré dramáticas en el pasado realmente no importan tanto y que deberíamos estar agradecidos por muchas de las cosas que tomamos a la ligera y suponemos que siempre van a estar ahí, disponibles.

Una vez que te decidas a viajar, aprenderás que debemos disfrutar más. Vas a saber que debes usar y disfrutar de cada momento, porque realmente no sabemos cuánto de ellos nos quedan.

viajar a dedo en Holanda
Mochileando por Holanda

¿Y después?

Cuando lo decidas, verás si esto es para ti. Experimentarás cosas bellas y enfrentarás algunos desafíos.
Podrás decidir parar o continuar. Y vas a poder decidir por lo vivido en tu propia experiencia y no en las historias que te contaron o escuchaste de otras personas.

En nuestro caso, decidimos continuar. Empezamos este blog mientras viajabamos. Queremos admirar los lugares que visitamos y demostrar que no existe “un gran mundo aterrador”. Para ayudar a las personas si tenemos la oportunidad, porque estamos agradecidos a todos aquellos que nos han ayudado de alguna manera.
Nos ayudaron a soñar, descubrir, preocuparnos menos y reír más.

Y entre muchas cosas que aprendimos creemos que lo mejor es arriesgarse a vivir y a ser libres.

Despues de algún tiempo puedo decir que todavía no tengo todo claro.
La diferencia ahora es que estoy bien con eso y ni siquiera pienso que tengo que saberlo. Es suficiente para creer y continuar.

Suficiente para continuar nuestro viaje. El viaje en el que puedes unirte a nosotros entre las páginas de este blog. Donde estamos tratando de describir nuestras formas de viajar y mostrarte que se puede hacer.

Parece fácil decirlo, pero estamos seguros que si realmente quieres algo (ya sea para viajar o alguna otra cosa) deberías enfrentar todos tus bloqueos, todos tus miedos, todos esos “pero…” y decirte a ti mismo:

Puedo. Y me voy.  Así de simple, Me voy. Y que pase lo que tenga que pasar.

viajar a dedo en Noruega
Mirando el paisaje en los fiordos noruegos

 

Si te interesa, podes leer:  Crónica de nuestra primera vez
¿Queres recibir actualizaciones?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscribite a nuestro newsletter, a cambio te obsequiamos un E- Book con nuestras mejores fotos de la Patagonia.
No compartiremos tus datos y nada de spam o publicidad!
Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *