Pasos lentos en Hornocal

Las Serranías del Hornocal se convirtieron en el último tiempo en una visita más habitual en el circuito Noroeste de Argentina.
Aunque el Hornocal siempre ha estado ahí, no fue hasta hace poco tiempo que empezó a ser motivo de mayores visitas turísticas.

Tal vez escapando un poco a lugares donde la gente se amontonaba, empezó a verse como una nueva opción y agregarse a otros atractivos naturales que siempre fueron más populares en la región.
Sentir que vas un poquito más lejos y a un rincón más escondido puede dar una sensación de exclusividad y mayor tranquilidad.

Por otro lado, el gran atractivo económico que significa el turismo para los locales, hace que no sea tan difícil acceder y cada vez pueden encontrarse más opciones para llegar.
Lentamente se va convirtiendo en un lugar tan visitado como otros.

Ya estabamos en Humahuaca y teniamos el destino decidido, nosotros tambien ibamos a andar por ahí.

Hornocal cartel mochileros en humahuaca
Ticket en mano!

Comparaciones

Es imposible e innecesario comparar Hornocal con otros puntos de la región. En toda la quebrada de Humahuaca hay paisajes que son para no perderse.
Al ver fotos y escuchar historias de visitas nos daremos cuenta con qué nos vamos a encontrar si elegimos ir.

Una mirada rápida nos enseñará colores intensos en la montaña. Un arcoiris de piedras simétricas dando forma a un lugar impresionante.
En el medio de la nada y a más de 4000 metros de altura nos enfrentaremos a un cielo increíble rodeados por el entorno único que da la puna Jujeña.

Siempre están esas preguntas: “¿Me conviene Iruya? ¿Es mejor Pucará de Tilcara?
Si tenemos que organizar un circuito nos toca decir que definitivamente Hornocal debería ser un punto de visita.
No intentamos compararlo. Por nuestra experiencia decimos que si hay tiempo y tenes la posibilidad deberías sumarlo ya que ll
egar se ha vuelto accesible. Si estas en Humahuaca, hacer un poquito más no es tanta diferencia.

cerro de 14 colores Hornocal mochileros viajeros
La vista del cerro de 14 colores

El Hornocal

Las sierras de Hornocal están a 25 kilómetros de la ciudad de Humahuaca.
Avanzamos por una ruta de ripio que asciende hasta casi 4400 metros de altura sobre el nivel del mar.

No somos geólogos ni estamos cerca, pero las montañas dejan apreciar siglos de historia con solo mirarlas.
Los cerros de colores en ese paisaje se convierten en un cuadro digno de admirar.

Lo habíamos visto en fotos y ya lo habíamos sentido nombrar.
Era la primera vez de a dos en el Norte de Argentina y también fue la primera en Hornocal.

Se dice que son 14 colores, pero las tonalidades son infinitas y cambian constantemente.
Nuestra manera de ver cambiará a lo largo del día. Mientras las horas pasan y todo se mueve lentamente el sol y las nubes dan nuevas sombras y el cielo nos muestra en cada momento un color distinto. 

camino al Hornocal sendero y cerro de colores
Una panoramica desde el sendero hacia el cerro

¿Cómo llegar?

La manera más accesible para llegar es desde la ciudad de Humahuaca.
Considerando que es la última ciudad o punto turístico en el camino antes de tomar la ruta para ascender.

Desde la terminal hay un servicio de bus que sube al mirador y cuesta  ARS$250 (5 € aprox).
Nosotros no lo tomamos, pero la chica de la boletería nos explicó  que el precio es por el tour completo. (ida y vuelta)
Mucha gente alquila autos para poder viajar por la región ya que es bastante más conveniente que pagar bus.

Encontraremos fácilmente ofertas de tour en las calles y en la plaza central de la ciudad.

Tambien es posible contratar servicios desde Jujuy, Salta, Tilcara o Purmamarca que suelen ser ciudades utilizadas como base por los viajeros.
Aunque hay que tener en cuenta las distancias y el tiempo para llegar, subir y volver. 

El camino está en buen estado y es transitable aunque es recomendable preguntar en el pueblo para saber en qué condiciones se encuentra.
Son 25 kilómetros  y el tramo toma unos 30 minutos para subir en auto.

¿Se puede llegar a dedo?

Como muchos viajeros dicen, siempre que haya una ruta y vehículos, existen posibilidades.
Al haber muchos turistas con vehículos alquilados es bastante probable conseguir quien te lleve.

Así que si el plan es intentar llegar a dedo no lo dudes, vas a llegar.

Como en todo el viaje por el Norte argentino fuimos a dedo y llegamos.

mochileros observando el cerro de 14 colores en Hornocal Humahuaca
Lento, pausado. Admirando un poco el paisaje

Nuestro camino

Esta vez paramos a dormir en un camping en la ciudad de Humahuaca, ya que teníamos pensado dejar las mochilas por la mañana para subir sin complicaciones.
Así que dormimos y a la mañana temprano nos dispusimos intentar avanzar.

Es recomendable llevar algo para comer y tomar, como así también abrigo y considerar la altura antes de empezar el camino.

Con todo esto en orden, armamos un cartelito y nos paramos al comienzo de la ruta.
Una nena se acerco a nosotros para explicarnos que los colectivos frenaban en otra esquina  y que ahí nadie nos iba a llevar.

En seguida llego Beto, un chico de Colombia que tenía los mismos planes que nosotros.
Hablamos un par de minutos antes que él nos avise que iba a continuar caminando e intentar más adelante pero mientras tanto buscaríamos frenar a alguien.

A nosotros no nos molesta hacer dedo de a muchos, sabemos que siempre va a haber quien frene.
El tercer auto y tal vez el primero que iba en esa dirección, frenó.

Alan y Erlinda nos sumaron a su auto y así subimos los cinco temprano y rápido.

mochileros viajeros en Hornocal
Beto, Alan y Erlinda, nuestros compañeros de Tour

La subida

La subida es por un camino serpenteante de ripio que rapidamente nos va a ofrecer un panorama de donde estamos.
Atrás quedan las curvas y apenas pueden distinguirse algunas vicuñas pastando.
De a poco dejamos el pueblo de lado y debemos concentrarnos en olvidar la altura.

Subimos temprano, aunque muchos recomiendan estar al atardecer.
La verdad es que preferimos el horario en el que fuimos porque había poca gente y pudimos estar muy tranquilos observando el paisaje con el ruido del viento.

sanja sentada en el camino a hornocal
El camino

Arriba

En la última parte de la subida hay una casilla.
Acá nos encontramos con la Entrada donde hay que pagar un precio de acceso. Cobran por vehículo.
El costo es (Abril 2019)

Motos: ARS$ 30
Autos: ARS$50
Trafic: ARS$80
Colectivo: ARS$150
Bicicleta/Caminante: ARS$20

Lento

Una vez cruzado ese punto, avanzamos un poco y llegamos al mirador.

Los pasos van lento y tratamos de que respirar no nos cueste tanto.
Estamos a más de 4000 metros sobre el nivel del mar, pero no nos preocupa. El frío se siente por el viento y no hay ninguna nube dando vueltas.

Desde el mirador hay un sendero más que te acerca un poco a la montaña. Decidimos caminarlo aunque hay que tener en cuenta que todo es cuesta arriba a la hora de volver. Bajamos lentamente por este paisaje que parece de otro mundo. Respirar cuesta, pero estos últimos días que pasamos en la altura nos hacen la cosa mas fácil.

Caminamos despacito, pensando en cada paso y sin apurarnos.
El lugar invita a eso: ir lento, observar y reflexionar. Cuanta tierra y cuanto color.

No hay mucho más que hacer que sentarse y mirar.
Parece poco pero apreciar el lugar y observar la belleza del paisaje hace que nos olvidemos del tiempo y de dónde estamos.

Un poco más de dos horas después de haber llegado volvemos al mirador,

Subimos de a poco. Ya pasó el medio día y la gente es cada vez más.
Hay mucho ruido, gritos, tours y algún drone girando que cambian el panorama.

Comemos una tortilla con jamón y queso y aunque no queremos, sabemos que nos toca empezar a bajar.

Volveremos a la ciudad de Humahuaca, nos quedamos con la imagen en la retina y la experiencia de andar a paso lento tan alto como el cielo. 

Nos preguntamos como eso esta ahi, y siguen otras cuestiones. ¿Qué es mas lindo? ¿Qué nos gusto mas entre todo este viaje por Argentina?
Se nos hace dificil encontrar respuestas entre tanto Norte y Sur. No hay necesidad.

Intentando no apurarnos salimos de ese paso lento y ya estamos de vuelta en el pueblo.
Antes que caiga la tarde tenemos que continuar camino.

cartel de hornocal mirador cerro de 14 colores
Acá estamos!

¿Queres recibir actualizaciones?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscribite a nuestro newsletter, a cambio te obsequiamos un E- Book con nuestras mejores fotos de la Patagonia.
No compartiremos tus datos y nada de spam o publicidad!
Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:
Si te interesa, podes leer:  Preikestolen. A dedo por los fiordos noruegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *