¿Qué es un Correfoc?

¿Sabes que es un Correfoc? Si sos español, Catalán o has andado viajando por esta región en España, seguramente sí.
En caso de que no, (como nosotros) te contamos un poco de que se trata esta manifestación cultural catalana.
Primero que nada vamos a decir que esto es lo poco que sabemos y que es nuestra experiencia en un Correfoc.
Si hay alguien que quiera agregar algo, o en algún punto no estamos del todo acertados bienvenidos son los comentarios!

Antes de andar por estos lados conocíamos muy poco al respecto.
De hecho, decir muy poco es mucho. Sinceramente no teníamos idea de lo que era.
Nuestra estadía en verano coincidía con las fiestas mayores en la región y los festejos de verano así que era una ocasión más que justa para acercarnos a ver con que nos encontrábamos.

Correfoc calles en Oix Catalunia
Las calles se preparan con sus colores

¿Correfoc?

El Correfoc es una fiesta callejera.
La traducción literal a la palabra seria “carrera de fuego” pero si bien describe a grandes rasgos que es lo que pasa, creemos que solo hablando de la palabra no diríamos todo lo que debe ser. Así que intentaremos explicar un poquito más en qué consiste.

Según leímos el Correfoc como se ve ahora nació en Barcelona hace unos 40 años.
La idea inicial era  un baile de diablos clásico. Pero el público se sumo a la representación y la cosa empezó a moverse.
A partir de ahí se transformó en una especie de desfile, donde hay fuego y el grupo avanza al ritmo de la música.

Desde nuestro punto de vista creemos que es difícil determinar un momento exacto de creación. Sobre todo porque pueden encontrarse similitudes con muchos otros festejos y representaciones populares y culturales de diferentes regiones, así que puede ser indefinido.

Si te interesa, podes leer:  Autostop en España

Volver a las raíces

Haciendo un poco de análisis consideramos que simplemente son de esas cosas típicas que van modificándose y agregando elementos a lo largo del tiempo para reconvertirse con algunos matices que son dados por cada lugar.

Nosotros al Correfoc lo vimos como algo bien pagano.
Sin ir mas lejos, puede describirse como un ritual. Aunque sabemos que deberíamos enmarcarlo mas en una “expresión artística”.
Hay birra, fuego y diablos bailando al ritmo de los tambores, ¿Suena bien no?

También nos encontramos entre discusiones sobre cual es mejor, cual es más grande y donde se tiran más petardos. (Fuegos artificiales) en la zona.
Discusiones que a los catalanes les gustan mucho pero que les disgustan en caso de no tener razón.

Correfoc calles de oix noche grupo de diablos
Los diablos ocupan la escena y se preparan para empezar

Prepararse

Apenas nos comentaron el desarrollo no lo tomamos como algo inusual ni extraño.
De hecho no encontrábamos la razón de que resulte llamativo algo que hemos visto en otras formas más de una vez.
Así fue que en las fiestas mayores de Oix, nos acercamos al pueblo para ver cómo iba la fiesta.

Ante todo recibimos muchas recomendaciones y fuimos informados en detalle sobre que precauciones tomar.

Hay fuego, por lo cual es necesario evitar ropa que pueda quemarse. No a los materiales sintéticos.
En preferencia vestirse con pantalones largos, algo que cubra los pies y ropa de algodón.
Si planeas acercarte más de la cuenta, un gorro que cubra tu cabeza puede ser útil.

Empieza el ritual

Con todo eso anotado llegamos a un pequeño pueblo en la montaña ya entrada la noche.
Aunque es muy chico los preparativos se escuchan, hay un poco de música y las luces empiezan a bajar.
Banderines de colores y algunos espacios donde la gente se va agrupando.
Hay un grupo de chicos que esta disfrazado con trajes de cuero y unas antiparras. A simple vista tienen unos cuernos puestos por lo que deducimos que son los diablos.

Si te interesa, podes leer:  Datos utiles para visitar Sevilla

Todos llevan unas especies de lanzas con ellos. Y según sabemos son el atractivo principal. Ellos son los encargados del fuego y habrá quienes se les acerquen para darle color al espectáculo.

 

 

correfoc musica y tambores en la noche luces fuegos artificiales
El fuego ya empezó

 

Un poco más atrás hay una división. Alguien va de espaldas a los diablos y organiza al otro grupo pintado en colores y vestidos más liviano que van cargando tambores silbatos y otros instrumentos.

Los callejones angostos tienen algunos vecinos asomando y unas cuantas ventanas cerradas con bloques para protegerse de las chispas.

La cosa empieza a tomar forma lentamente, las luces se van del todo y se arma una fila encabezada por los diablos.
Las percusiones dominan y mientras tanto comienzan a encenderse muchos fuegos artificiales.
A un ritmo medio hipnótico se pierde la noción de por donde andamos, nos concentramos más en los tambores y en los silbidos que producen los fuegos mientras caminamos despacio como en una procesión.

callejon fuegos artificiales
En mitad del callejón

Siguiendo los pasos

Vemos gente de todas las edades participando y aunque la masa no es enorme, todos están compenetrados.
Algunos se acercan al fuego, otros se alejan para tener una perspectiva más amplia del espectáculo o bien por miedo a cocinarse.

El callejón se ocupa por completo.
Algunos buscan avanzar y muy pocos empujan para ganar un lugar mas adelante.
Cada cierto tiempo la marcha se detiene y los fuegos crecen.

El camino va recorriendo el pueblo y las calles, ya pasó al menos una media hora desde el inicio y el fuego continua. Mientras tanto nosotros seguimos caminando al ritmo de la música, los silbatos y tambores se siguen escuchando y lentamente llegamos a la plaza central.

Si te interesa, podes leer:  Transiberiano, un viaje en tren

El recorrido termina mientras todos se agrupan y la pirotecnia se va apagando de a poco.

fuegos artificiales en Correfoc catalunia oix
Diablos en el Correfoc

¿Y? ¿Cómo estuvo?

Fue la primera pregunta que nos iban a hacer. Como invitados no podíamos ser desconsiderados.
No nos había deslumbrado, pero es verdad que tenia algo.

Nos pareció algo original.

Para compararlo, lo primero que se viene a la mente es un año nuevo en Cuzco en Perú.
Salvando las distancias.
Ahí el descontrol y la pirotecnia volando para todos lados reinaban la escena.
Mientras un grupo de borrachines daba tres vueltas a la plaza para recibir el año.
Acá es bastante más ordenado, controlado y seguro.

Un poco de esas murgas traen a la memoria al pueblo y  a esos carnavales de antes, de cuando uno era chico y se acercaba a ver como las comparsas desfilaban en las calles.
Sinceramente es algo que deje de ver hace mucho y que reflejaba viejas épocas en la mente.

Cuando lo pensamos rápidamente tal vez resulte fácil solo decir “Estuvo bien”. De compromiso y sin pausas.
No nos deslumbro, nos pareció original.

Cuando lo describimos y lo pensamos de nuevo un poco más lento vamos más allá.
Vemos como ese pueblo diminuto se organiza, todos participan y llevan con fuerza adelante un espectáculo en el que creen y con el que crecieron.

Vemos como esos pocos nos muestran una parte de su cultura y de sus manifestaciones que nos recuerdan a otras y a nosotros mismos también.

Así fue que pasamos por esta fiesta en la que nos dijeron que deberíamos estar al menos una vez en la vida.

Un ritual cumplido para esta pequeña parte del viaje.

 

Correfoc fuegos de artificio en las calles españa
Los fuegos artificiales ocupan las calles

Recibí un E- Book gratis!

Suscribite a nuestro Newsletter y recibí nuestras actualizaciones!

Estoy de acuerdo a compartir mis datos con MailChimp ( mas información )

No compartiremos tus datos ni enviaremos Spam!

Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *