Simulacro de ataque terrorista en Beauvais

Entre muchas historias y cosas raras por las que he pasado en viaje creo que esta es una de las más curiosas. Haber quedado sin saber en medio de un “ataque terrorista” en Beauvais.
“Cuando no encontras donde dormir, ¿Donde dormis?” Esa es una pregunta que muchas veces le hacen a quien viaja a dedo y mochileando. La respuesta a veces es “No duermo” otras veces  “Algun lugar se encuentra”.
Un poco de esas dos tuvo mi paso por Beauvais, el aeropuerto donde opera Ryanair los vuelos de Paris.

A mi salida de París buscando donde pasar la noche, termine quedando sin querer en medio de un simulacro de ataque terrorista.

Prever

Tenia un pasaje a Irlanda a las 8 30 de la mañana desde las afueras de París.

Yo sabía que si dormia en Paris tenía serias chances de nunca llegar a tomarme el avión. Fue por eso que decidí ir un dia antes y esperar directamente en el aeropuerto.
Llegue a eso de las 6 de la tarde a la ciudad y camine unos cuantos kilómetros afuera para llegar hasta el aeropuerto.

Un dia normal, como cualquier otro. Un poco de frio y nada fuera de lo común.

ryan air beauvais aeropuerto avion aterrizando
Ryan air, el amigo de los presupuestos ajustados (foto de internet)

 

Errores

El primer error cometido fue pensar que ese dia iba a haber una excepción a la regla.
Había leído que el aeropuerto cerraba a las 22 hs y como muchos otros aeropuertos simplemente cierra a las 22.

No era mucha la gente en el aeropuerto, iba mirando las llegadas y salidas con alguna esperanza de ver alguno de madrugada. Eso me daria una chance de quedar adentro y no congelarme.
Entre todos los presentes había alguna gente durmiendo en las butacas de espera y unos cuantos con mochilas.

Hacia al menos 3 grados bajo cero lo que me hizo suponer, erróneamente, que nos la iban a perdonar y nos iban a decir “Chicos quedense aca por hoy que hace frio”.
Nada de eso paso y a las 22 exactas el aeropuerto cerro.

Sin opciones

No tenía ni opción de buscar cómplices porque todos los que yo pensé iban a seguir ahí como yo, empezaban a levantar campamento e irse.

Fui hasta la zona donde se toman los buses a Paris y me quede sentado ahi.
Después de un rato todo estaba vacío. Todavia no eran las 11 de la noche y ya no había movimiento.

Mi plan: No congelarme y esperar que sean al menos las 6 para que el aeropuerto vuelva a abrir y ahi estaria otra vez esperando para abordar.

Recurriendo a lo mas logico para combatir el frio saqué mi bolsa de dormir, me la puse como pantalón y todo el abrigo que tenia encima.
Musica, un libro y ahí iba a esperar.

Pasar la noche no es dormir

En ese momento que ya estaba empezando a acomodarme y sentir que hasta iba a poder dormir ahí sentado se acercan dos policías.
El lugar esta vacio. Entre los pocos locos que andan ahi, hay uno sentado leyendo un libro, ese soy yo.

Para variar, la policia no habla español, tampoco ingles, solo francés.  Segun entiendo me dicen que ahi no se puede dormir.

Me rio y les intento explicar que no pienso dormir.  Planeo pasar la noche despierto leyendo porque vuelo temprano a la mañana dormire cuando me suba al avion.

De mala gana me dicen que no. Que me tengo que ir a otra parte. Paris o donde sea pero ahi no puedo quedarme por algo.

Me lo explican y hablan entre ellos pero no los entiendo.  

Me hacen señas de que tengo que ir al pueblo (una pequeña parte de pueblo donde esta el aeropuerto, no la ciudad) y buscar donde pasar la noche.

Creo entender que me dicen que vaya a un lugar y que ahi puedo quedarme. Algo de un galpón con luces.  Levanto mis cosas y empiezo a caminar.

Buscando donde dormir

Hay lugares donde poner la carpa, de hecho casi todos son espacios verdes.
No parecia haber ningun problema en acomodar la carpa en ninguna parte, casi que no hay nada. Pero mi miedo es dormirme. Yo en carpa duermo comodo, podia despertarme a las 2 de la tarde. Posibilidad descartada.

Cuando no hay ni siquiera un problema

Son cerca de las 12, voy escuchando musica y me rio mucho.
El pueblo esta desierto. Me río mientras camino.
Me rio porque no se donde estoy ni que estoy haciendo.
Camino en círculos en un pueblo de 20 manzanas o menos y me pierdo.
Mi mochila no pesa y ni siquiera siento los bajo cero que hay en el aire.
Estoy contento, estoy feliz y no me desespera en absoluto la situación.

Me comento a mi mismo que ahi no hay nada, no podria haber ni siquiera un problema, porque es eso No hay absolutamente nada.

¿Por que nos preocupamos cuando es de noche? Si fueran las 3 de la tarde no tendria ningun drama en caminar por ahi, pero ahora era de noche.

Si te interesa, podes leer:  Año nuevo, feliz

El lugar adecuado

Paso dos veces por el mismo lugar y presumo que es el que me dijeron. Una especie de “centro comunal “ o al menos me daba ese aspecto.

Parece un garage, o un galpon y parecen luces. Me autoconvenzo de que ahi me mandaron los policias.

Intento abrir la puerta (una estupidez) pero estaba cerrada, menos mal.

Hay una luz de la calle que llega hasta un alero del techo. Ahi abajo voy a acomodarme.
Me siento y hago lo mismo que en la parada de colectivos.
Me meto en la bolsa de dormir, me pongo lo que tengo de abrigo y me acomodo a leer.

Cosas raras

Después de una hora empiezo a escuchar ruidos. De todo tipo y vienen desde todas direcciones.
Reconozco algunos.  Suenan como disparos. Otros como sirenas y alarmas.

Es verdad que no me preocupe tanto, suponía que no era algo malo, pero a la vez podía ser que por eso no me dejaron quedarme en la estación.

Me quede con que esos ruidos no representaban nada malo.

Sigo con mi lectura, pero al rato los ruidos se vuelven a oir.  Esta vez mas cerca.

Despues del ruido, ahora veía pasar no tan lejos mio algunos autos de policia y filas de gente agachada.

Se veia raro.

Después de un poco de lo mismo los ruidos ya no se escuchan pero llega un grupo a donde yo estoy. Gente.

Algunos chicos, un policía es el que va adelante.
Me apunta con una linterna y me dice “Buenas Noches”.
Es una situacion extraña pero yo lo saludo como si fuera de lo mas normal.  

Se prenden unas luces y todos me miran raro. Supongo que yo los veo igual de raro tambien, pero sigo concentrado en mi lectura.

Abre la puerta y todos lo siguen, van adentro.

El siguiente grupo que llega es más raro todavía, viene una ambulancia y gente en camilla con mantas térmicas.

Nadie parece andar muerto, por lo que sigo leyendo.

Un poco de seriedad

Se ve que el líder de este grupo era más serio y se acerca a preguntarme que estoy haciendo ahí.

Intento no reirme, pero igual que antes le explico que estoy leyendo y pasando la noche.

Resulta ser que mi genial sentido de ubicación me había llevado a uno de los puntos de encuentro de toda esta gente.

Cuando me entero de donde estoy, le echo la culpa a los policías de la estación y le digo que me dijeron que vaya ahi a dormir desprendiendome de toda responsabilidad.

¿Que pasa aca?

Me explican un poco la situación y me dicen que tienen que revisar mis cosas. Abren la mochila, piden papeles mientras todos siguen mirando.  

Viene una mujer policía que habla ingles y me avisa que puedo sumarme al grupo, que vaya adentro.

Entro, me siento y trato de inventarme una historia para pasar el rato.

Todos se conocen, o eso parece.  Algunos duermen,  otros juegan a las cartas. Creo que todos me miran, yo soy el unico que tiene mochila. Además de tener mochila era el raro que estaba sentado en la puerta.

Duermo un poco de a ratos y me despierto otros.

Después de una o dos horas de que nos cuenten,  nos vuelvan a contar, nos anoten en papeles y que entren algunas camillas más con “accidentados” nos avisan que nos tenemos que mover.

Vamos a un lugar similar pero a unos 5 minutos caminando. El grupo se divide y yo quedo ahi. Nos vuelven a contar para no perder el número.  

Quería acomodarme y dormir un poco más, ahora estaba adentro, esquivaba el frio… pero esta vez volvimos a movernos y terminamos en el gimnasio de una escuela.

Entramos y todos están tirados en colchonetas de ejercicios.

Hay una mesa donde dan café chocolate y croissants. Ahi se juntan bomberos, policias y demas.

Algunos me preguntan que hago ahi con mi mochila y hasta les cuentan a otros que yo soy el raro. Yo los miro más que extrañado.

Todos los grupos van llegando de a poco y acomodándose mientras siguen dividiendo y contando.

Como muchos otros yo tambien me acomodo en una colchoneta e intento hacerme una siesta.

durmiendo en una colchoneta beauvais
Durmiendo en una colchoneta en un gimnasio cubierto, asi me salve del frio

Y esto, ¿Que es?

Me pongo a hablar con una chica y le pido alguna explicación.

Obtengo la respuesta que necesitaba.

Me dice que eso es un simulacro de ataque terrorista. Porque ahora es muy peligroso todo por el terrorismo los ataques y demas.

Eso fue lo que dijo y mi cara seria como un vacío. “¿Es en serio?”

Volví a preguntarle si era en serio, era un pueblo con no muchas personas. Entendia la situacion por el aeropuerto y demas pero no creo que a nadie se le de por mandarse una ahi.

Me dicen que si y me dan algunas explicaciones que no me convencen nada. Todas las explicaciones venian con mucha pinta de “info oficial” de todos los peligros que corren en el mundo de hoy.

“Excusas del gobierno”. Me dijo alguien mas. “Pero nosotros venimos porque hay chocolate y mañana no tenemos que ir a clase”.
Ahi senti mas sensatez.

Ya eran casi las 6, todos empezaban a irse de a poco y a mi me tocaba volver al aeropuerto.

Me pedí un par mas de media lunas y salí con la mochila de nuevo. Había andado un poco, pero sin querer había encontrado dónde dormir una vez mas.  

ryan air ala de un avion mochileros viajar en avion
A bordo, camino a Irlanda
¿Queres recibir actualizaciones?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscribite a nuestro newsletter, a cambio te obsequiamos un E- Book con nuestras mejores fotos de la Patagonia.
No compartiremos tus datos y nada de spam o publicidad!
Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

One Response

  • En el mundo pasan cosas raras. El terrorismo es real, pero me parece que estas cosas son muy exageradas. Sobre todo pensando que tal vez en ese pueblo nunca jamás pase nada y que esto haya sido lo mas “cerca” que han estado de una atentado. Creo que es más para justificar los presupuestos que se destinan para seguridad que otra cosa, porque por lo que se ha visto, los atentados son tan impredecibles y de las formas mas diversas que creo que es poco lo que se puede hacer para prevenir y que solo son simulacros que sirven para el “después” y nunca para el “antes”, es decir, como siempre: tarde. Pero fue divertido el relato. Casi como la filmación de una película. Una anécdota más para contar a los nietos “El día que estuvimos en peligro”. Abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *