Viajar de a dos

Viajar de a dos pasó para nosotros, de ser una prueba y un desafío, a ser nuestra manera de vivir.
Hay grandes diferencias, entre estar viajando solo y en viajar con alguien mas. Esta claro, no es lo mismo ir de viaje con un amigo, en grupo o con alguien que apenas conoces. 

Aunque no todo puede resultar. Hay diferentes casos, en los cuales mejores amigos no pueden pasar juntos más de un día o incluso gente que compartía casa termina peleándose durante un viaje porque se da cuenta de cómo es realmente la otra persona que pensábamos conocer.

Por eso, a la hora de viajar con acompañantes, es necesario saber algunas cosas para evitar otras.
Viajar con amigos o en pareja es un viaje en si mismo. Vas a aprender muchas cosas sobre los demás y sobre todo también sobre vos.

En este artículo, te contamos como lo vemos nosotros desde adentro y cómo elegir viajar de a dos nos ha mostrado otra de las  caras de viajar.

Viajar de a dos Noruega
Cruzando en un ferry en Noruega

Ir de a dos

Sabíamos que esta forma de viajar no implica unas vacaciones de 10 días o un fin de semana común para intentar escapar un poco de la vida cotidiana. Viajar de a dos es un poco mas serio.
Mas aún cuando además de ir juntos hay que aprender a vivir con poco. Vivir con menos de lo que estamos acostumbrados y de una manera completamente diferente, constantemente en movimiento.
Nosotros somos de diferentes países. Diferentes idiomas y culturas. Ademas, tenemos personalidades muy distintas.
A pesar de esto vamos de la misma manera. Cada uno con sus sueños, sus esperanzas, pensamientos y temores.

Dijimos que viajar solo te da otras libertades. La libertad de decidir por vos y escoger a tu gusto que es mejor. La cuestión es que desde el momento que decidas viajar de a dos eso ya no cuenta. Lo lamento, pero hay que contartelo.
Tenes que saber que en la ruta en todo momento hay dos vamos a ser nosotros y nada mas.

Solo dos personas, Pero no dos personas cualquiera, sino dos que están fuera de sus zonas de seguridad habituales y que no saben cómo será su día ni con que se van a encontrar.
A pesar de esto debemos aceptar esa incertidumbre. Tomar caminos desconocidos y llegar a lugares de los que a veces sabes muy poco, Tal vez si estas solo no te importe, pero si somos dos hay que hacer un balance y se pone difícil.

Saber cuando frenar o cuando seguir ya no depende de vos ni de tu punto de vista salvador y personalista. Hay alguien mas y hay que tenerlo en cuenta.  

Viajar de a dos Venecia
Paseando por Venecia

Viajar de a dos, en pareja

Viajar en pareja puede enseñarte muchas cosas. Va a brindarte cosas maravillosas y a la vez también muchos desafíos. La tarea va a ser que vas a tener que aprender a superarlos y a vivir lentamente con ellos a diario.
Si vas de a dos tenes que saber que paso a paso vas creando una historia que incluye a ambos.

Mas allá que no todos los días van a ser geniales, ni tampoco tan malos. Un viaje en pareja te deja disfrutar de momentos y al mismo tiempo compartirlos.
Esos momentos que son comunes y simples, pero que cuando decidís compartirlos se transforman en algo distinto y grandioso. Podrás descubrir nuevos lugares, conocer otras culturas y mientras tanto vas a tener con vos a quien te entienda y con quien debatir y hablar sobre lo que va pasando, lo nuevo y lo que queda atrás.

A medida que el viaje transcurre vas a encontrar nuevas personas y vas a vivir momentos que a partir de ahi, van a ser parte de la historia. Los vas a recordar. Los vas a traer por días a tus charlas sin aburrirte nunca.

Si te interesa, podes leer:  Autostop en Japón

Cuando experimentes algo agradable y cuando lleguen esos momentos que deseas guardar y conservar, sabes que los has vivido con quien consideras importante. A esa persona que elegiste para compartir este viaje.
Cuando los momentos no sean como esperas, también sabes que quien esta con vos te va a ayudar a superarlos.

Causas y efectos

Cuando elegís viajar de a dos todas las situaciones usuales o inusuales en el camino y las decisiones que vayas tomando van a tener sus resultados. Es lo mismo cuando estas solo, pero ahora deberas recordar que influyen directamente sobre alguien mas.

Es importante saber que vas a conocer completamente a quien va al lado tuyo y que tenes que aceptar eso. Las cosas pueden ir bien o mal y habrá que tomar alguna decisión para intentar mejorarlas.
Te vas a cruzar todo el tiempo y todo el dia, pero no necesariamente van a ser los mismos. Todo lo que pasa hace que las cosas cambien, aunque sea un poco.
Cada uno tendrá días buenos, otros no tantos y habrá que encontrar la forma de llevar eso durante el viaje.

Compartir la espera

Cuando estes preparado para cambiar de lugar, buscar donde dormir o viajas a dedo y esperas que alguien te lleve vas a tener que ver que hacer en la espera.
¿Quién te llevará? ¿Que pensas? ¿Que hacen esos que pasan? Y otros tantos cuestionamientos que pueden hacer más divertido el rato.
Cuando estas solo podrás hacerlo, pero no tendrás para compartirlo y es probable que las risas sean menos.

Mientras esperas, vas a tener con quien hablar de todo. Sobre el pasado, sobre el karma, el universo, sobre algunos planes, sobre tus historias y lo divertido de tus miedos ocultos.
Estando en viaje de a dos, compartiendolo todo, vas a conocerte mejor de lo que pudieras en cualquier otro lugar.
Acá no podes esconderte, todo queda a la vista. Sos lo que realmente sos y quien esta con vos va a ver exactamente eso.

Todo este tiempo veras las cosas buenas, pero hay que saber que más allá de la diversión como dijimos antes no todos los momentos son tan buenos.

Viajar de a dos en Italia
En algún punto de la amigable Italia

El lado B

Hay otro lado. Llamemoslo el lado B. No es tan malo como decir el lado oscuro, o al menos no suena tan oscuro.
Alguna o la mayoría de las veces, cuando pasas el día entero en la ruta, cansada, sin maquillarte o peinarte y con la misma ropa que usas una y otra vez. Todos los problemas, las quejas, los cambios de humor y desacuerdos se multiplican y exponencialmente.
Habrá que familiarizarse y aprender a vivir con todo eso. Y saber, por supuesto, que después también habrá mejores momentos y esos dramas pasaran a ser solamente una anécdota.

La vas a recordar cuando descansas o cuando llegues a tu destino y te reúnas con alguien mas o simplemente cuando te aburras. También es un buen mecanismo para traer risas en momentos de mal humor, cuando crees que nada podría ser peor pero aún es situaciones peores todo termino en risa.

Después de todo esto no te va a quedar otra que aprender y saber todo lo que el que te acompaña es capaz de tolerar. Que le molesta, que lo impulsa, cómo reacciona, cuanto exagera y que es lo que quiere.
El balance empieza a hacerse posible, hay grandes contrastes pero empezamos a entendernos.

También te encontras a vos mismo

No creo que solamente te puedas encontrar a vos mismo cuando viajes solo. Este es un proceso que ocurre todos los días y que también se va a dar cuando sean dos. Somos dos y como dos vemos de maneras distintas.
Cada uno de nosotros enfrenta sus desafíos, observa y cuestiona sus pensamientos, sus acciones y reacciones y a su vez debe aceptar y vivir con esa misma situación en el otro.

Es mas que sabido, pero cuando vayas a viajar de a dos sabe que necesitas mas paciencia. Mas comprensión y sobretodo autocontrol. Todo va a ser mas, hay que sumar uno mas uno.
Todo eso lleva tiempo y también depende de cada uno. Ahi esta esto de encontrarse a uno mismo depende de vos como convivir con esas situaciones y en que medida te esfuerces por llevarlas adelante.

En mi caso, ese es otro proceso. Algo que voy poniendo en práctica pero que todavía no puedo decir sea así por completo.
Hay que asegurarse de no ser impulsivos. Respirar profundo, contar hasta un millón y luego de pensarlo, expresarse si hay algo que molesta o no estamos de acuerdo. 

Es bastante mas fácil en la teoría que en la práctica, siempre pasa.

Si te interesa, podes leer:  Los mitos de viajar a dedo en Europa

Tenes que saber y aceptar que las discusiones siempre estarán. Pequeñas o grandes. El tamaño y la importancia lo pondremos nosotros.

Vivir de viaje

Ahora, imagina pasar juntos las 24 horas. Durante 7 días a la semana. Pero, literalmente. Solo ustedes dos y muchas veces sin ninguna otra persona.

Es obvio que vas a tener que aprender a ser paciente. Cada uno se levantara de mal humor y no contesta de buena manera o dice algo de una manera que no es bien recibida.
En este caso no podes ir a tu casa por dos o tres días hablar con tus amigas o amigos y volver. A veces vas a tener que convivir, (con todo lo que implica) con una pelea en la mente y seguir viendo a tu enemigo momentáneo por el resto del día.

Entonces: autocontrol.

En situaciones en las que has reaccionado de otra manera antes, ahora respiras primero sabiendo que otra persona también es parte de esto y después hacemos los comentarios.
A esta altura, si seguís con la idea de viajar de a dos asegurate de no comenzar a discutir cosas que no son importantes. Tenes que saber que son irrelevantes y que pasarán.

Viajar de a dos  e ir cambiando algunas actitudes y maneras de pensar no implica estar renunciando a tus deseos ni ir contra tus pensamientos. Estas son las pequeñas cosas que vas aceptando y que haces porque vas con alguien mas sabiendo que hay que pensar por los dos.

Hay que entenderse, encontrar maneras de hablar y de escapar de problemas rápidamente. Pero siempre es importante expresar lo que pensas y lo que sientas honestamente. También habrá momento para hacer caras e ignorar como ahora, mientras escribimos estas partes.

Viajar de a dos en Noruega
En Forsand, Noruega

Compromisos

Veras y te darás cuenta de que los pequeños compromisos pueden significar mucho.

Cuando empezamos este viaje, Ivan tenia mucha experiencia en este tipo de viajes.
Por otro lado, yo nunca hice autostop, nunca viaje a dedo ni estuve horas caminando por el medio de la nada con mochilas en los hombros sin saber a donde iba.

El traía su ritmo y aún así yo tenia que parar. Necesitaba tener un breve descanso en los lugares donde sabía que él ni siquiera se detendría.
Con el tiempo la  paciencia y la comprensión nos llevan lentamente a encontrar un terreno común y aprender a esperarnos el uno al otro para acelerar el paso o frenar cuando sea necesario.

Decisiones de a dos

Hay que dejar de pensar de a uno. Aunque sea difícil constantemente habrá que comprometerse con el otro y tomar decisiones en conjunto.

Algunas tan sencillas como que comer. Bueno, tampoco es tan sencilla. Pero hablamos de otro tipo de acuerdos.
Como si entrar o no en un auto. Esto es algo que se debe decidir en ese momento exacto y que debemos coordinar conociendo a fondo nuestros por qué sí, o por que no.

Aceptar una invitación o una propuesta. ¿Estar en el mismo camino o cambiar? ¿Qué queres ver? ¿Querés descansar o continuar tu viaje? Hay que responder todas estas preguntas juntas y a veces rápido.

Habrá desacuerdos, luego negociaremos. Pondremos en la balanza lo que es importante, cuáles son las prioridades y qué se puede cambiar. Con eso se tomara una decisión. Suena facil ¿no?
Muchas veces habrá alguna parte disconforme, nosotros todavía no llegamos a equilibrar ese punto.

Viajar de a dos Dinamarca
Ahí vamos, en Dinamarca

Buscar libertades

Tan importante como poder hacer todo lo anterior sin matarse, es aprender a encontrar tiempo para uno mismo.
Muchas veces después de pasar días juntos, vas a querer y necesitar hablar con alguien más.
Supongo que no se imaginaban eso…
Así que intentaremos hablar con nuevas personas en el camino. Nos tomaremos el tiempo de escuchar sus historias y pasar tiempo con ellos para despejar un poco.

Siempre se necesita tiempo para vos. Eso no significa que te aburras de quien tenes al lado.
Simplemente todos tienen alguno de sus intereses. Será fútbol o videos motivacionales. Caminar o dormir una siesta y otros tantos otros momentos en los que queres escapar desaparecer y disfrutar por completo. Solo.

Si necesitas tener espacio para vos simplemente tendrás que ir buscándolo y saber también dar suficiente espacio a la otra persona para que cuando necesite su tiempo lo tenga.
A veces se necesita mas y otras es suficiente por solo un par de horas. Tener tus rituales, relajarse, meditar, escuchar música.
Estas pausas, ese tiempo que te tomes para poder pasar tu tiempo solo van a hacer que después los momentos que pases juntos sean mejores.

Al final del día, es importante aceptar las cosas y ver como manejas tus propios desafíos.

Ivan y yo somos completamente diferentes. Por lo que los compromisos se vuelven aún más importantes. Vamos despacio y seguimos aprendiendo sobre nosotros mismos. Sobre la otra persona y sobre la mejor manera de funcionar. Tratamos de superar las diferencias, porque estamos seguros de que queremos andar juntos por este camino.

Viajar de a dos en Noruega
Juntos en Preikestolen, Noruega
¿Queres recibir actualizaciones?
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Suscribite a nuestro newsletter, a cambio te obsequiamos un E- Book con nuestras mejores fotos de la Patagonia.
No compartiremos tus datos y nada de spam o publicidad!
Si te gusto este articulo y queres compartirlo en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *